Trigger

Viajando por la historia en estas vacaciones

Aprovechando la temporada de descanso y que se recuerdan fechas clave para la historia de Chile –como la Declaración de Independencia y la Fundación de Santiago-, les invitamos a recorrer algunos lugares donde, además de disfrutar de un buen paseo, es posible conocer algunos hitos históricos de primera mano.

A medida que avanzan estas vacaciones, las opciones de entretención y descanso parecen irse agotando. A quienes tienen la oportunidad de visitar o viven en algunas de las siguientes ciudades, les presentamos diferentes alternativas de recreación (de una larga lista de opciones disponibles).

Una historia de miles de años

El patrimonio histórico y cultural del norte de Chile comienza con los pueblos precolombinos. En el Museo de San Miguel de Azapa, a 10 km de Arica, es posible conocer las cerca de 20 mil piezas que componen su colección, además de los petroglifos ubicados en sus afueras. Por otra parte, a los pies del morro de Arica, se puede conocer el Museo de Sitio de la Universidad de Tarapacá, el que se levantó gracias al hallazgo de cuerpos momificados de la cultura Chinchorro en 2004.

Algo más al sur, en Iquique, es posible conocer el lugar donde se explotó el yacimiento de salitre más grande del mundo, las Salitreras de Humberstone y Santa Elena.

Al centro de la conquista

Un miércoles 12 de febrero de 1541, Pedro de Valdivia decide asentar a sus huestes en el valle del río Mapocho y fundar la ciudad de Santiago, la primera de las que se fundarían a lo largo del país en los años siguientes. Más de tres siglos después, el 12 de febrero de 1818, en la plaza de Armas de Santiago y en la de Talca se declara la independencia del país, aunque las batallas se prolongarían hasta 1826, cuando las últimas fuerzas realistas son derrotadas en Chiloé.

Todo lo que ocurrió entre estas dos fechas, y lo que se vendría por delante, está registrado en la colección del Museo Histórico Nacional, el que, frente a la plaza de Armas de Santiago, abre sus puertas en forma gratuita. Es una oportunidad que hay que aprovechar, ya que el 5 de marzo el Museo cierra sus puertas para entrar en un proceso de remodelación, el que se prolongará durante dos o tres años.

Conquista e independencia

La zona de Arauco y Biobío también es escenario de hechos históricos. El fuerte Tucapel, ubicado en Cañete, fue levantado por Pedro de Valdivia en 1552; apenas un año más tarde sería destruido por un ataque indígena, comandado por Lautaro, que terminaría con la muerte del conquistador español. El fuerte sería reconstruido -y vuelto a destruir- en varias oportunidades más; aun así, se conserva hasta nuestros días y en él es posible revivir parte de la historia de la conquista.

Según la tradición, en diciembre de 1817 Bernardo O’Higgins sitiaba al ejército realista en Talcahuano, lugar donde habría redactado, sobre un tambor, un texto dirigido al coronel español José Ordóñez, quien estaba a cargo de las fuerzas españolas. En él señalaba que Chile era un “país libre y soberano, no una provincia insurgente”, frase que algunos historiadores consideran como la primera declaración de independencia. El 1 de enero del año siguiente, el mismo O’Higgins habría declarado la independencia en la plaza de Armas de Concepción, que desde entonces se conoce como plaza Independencia. Esta y otras escenas de la historia de la ciudad se pueden apreciar en la colección de dioramas que recoge la Galería de la Historia de Concepción.

Fuertes y castillos

El Museo de Sitio Castillo de Niebla en Valdivia se ubica en una de las fortificaciones que protegía  la ciudad de las incursiones de corsarios ingleses y franceses durante el siglo XVII. Además de este sitio, allí es posible visitar los torreones Los Canelos y Picarte, últimos rastros de la fundación original de la ciudad en 1552.

En el extremo sur de Chile, a 60 km. de Punta Arenas, el fuerte Bulnes se levantó en 1843 como una manera de ejercer soberanía en la zona más austral de nuestro país. La construcción se ubicó cerca del lugar en que la Corona Española intentó establecer una primera colonia a fines del siglo XVI, la ciudad Rey Don Felipe, un intento fallido que terminó con la muerte de todos los miembros de la expedición.