Trigger

Resultados Educativos 2017 de Aysén revelan pocos avances en enseñanza básica y grandes desafíos en educación media

30 de mayo de 2018

La encargada de la Macrozona Austral, Mónica Cerro, explicó que se requiere avanzar en políticas de segunda generación al interior de los establecimientos, con el fin de dar un nuevo salto en calidad de la educación.

Hace unos días se dieron a conocer los Resultados Educativos 2017, que incluyeron los resultados Simce y los Indicadores de desarrollo personal y social.

A nivel nacional, los resultados indicaron que si bien existen ciertos avances en la última década en los resultados de Matemática y Lectura, se percibe una estabilidad general en los últimos años, lo que plantea importantes desafíos en los procesos de aprendizaje.

Las principales mejoras en los últimos diez años se observan en 4° básico, con un alza de 15 puntos en Matemática y Lectura; y en II medio con un crecimiento de 14 puntos en Matemática. Por otro lado, los resultados muestran una baja significativa en 8° básico en Ciencias Naturales, una caída importante de los hombres en Lectura en 8° básico y II medio, y una estabilidad en los resultados en general en los últimos años.

En el caso de los Indicadores de Desarrollo Personal y Social existen buenas noticias en Participación y formación ciudadana e importantes desafíos en Autoestima y motivación escolar y Hábitos de vida saludable, en todos los niveles educativos.

Una de las buenas noticias es la importante reducción en las brechas de resultados entre grupos socioeconómicos en enseñanza básica, gracias al avance de los grupos más vulnerables en la última década. Estos resultados demuestran que la focalización de la política pública ha demostrado tener importantes logros, especialmente la Subvención Escolar Preferencial para la enseñanza básica. En contrapartida, los desafíos de aprendizajes de los estudiantes de enseñanza media, obligan a tomar medidas de apoyo y focalización en este nivel.

En ese sentido, la encargada de la Macrozona Austral de la Agencia de Calidad de la Educación, Mónica Cerro, explicó que “los resultados demuestran que nuestro sistema escolar tiene grandes retos respecto a la actitud frente al aprendizaje. Más de la mitad de los estudiantes siente temor a temas académicos, un porcentaje similar piensa que las habilidades académicas no se pueden mejorar y un alto porcentaje de directivos y docentes no cree que sus estudiantes puedan acceder a la educación superior, todos aspectos centrales en que los establecimientos pueden marcar la diferencia e impactar en mayores aprendizajes”.

Resultados Región de Aysén

En esta región, los Indicadores de desarrollo personal y social no mostraron variaciones significativas con la evaluación anterior en enseñanza básica, en todos los indicadores.

En Autoestima y motivación escolar, el 44% y 35% de las respuestas de los estudiantes de 4° y 8° básico, respectivamente, se encuentra en un nivel alto; en Clima de convivencia escolar, el 61% y 47% de las respuestas de los estudiantes de 4° y 8° básico, respectivamente, se encuentra en un nivel alto; en Participación y formación ciudadana el 69% y 59% de las respuestas de los estudiantes de 4° y 8° básico, respectivamente, se encuentra en un nivel alto, y en Hábitos de vida saludable, es donde está el gran desafío, pues solo el 51% y 18% de las respuestas de los estudiantes  de 4° y 8° básico, respectivamente, se encuentra en un nivel alto.

En el caso de los estudiantes de II Medio tampoco existen diferencias significativas, respecto del año anterior en los Indicadores de desarrollo personal y social.

En Autoestima académica, el 41% de las respuestas de los estudiantes se encuentra en un nivel alto; en Clima de convivencia escolar el 48% se encuentra en ese nivel; en Participación y formación ciudadana, el 52% de los estudiantes está en un nivel alto, y nuevamente el desafío se centra en Hábitos de vida saludable, donde solo el 15% de las respuestas de los estudiantes, se encuentra en un nivel alto.

Respecto de los resultados en Lectura y Comunicación en 4° básico, entre 2006 y 2017 se observa un aumento de 7 puntos en el promedio regional. El promedio de la última evaluación es 260.

En 8° básico, en la misma evaluación, la tendencia de resultados en Lectura debe analizarse con cautela, puesto que se produjo una variación atípica entre 2013 y 2014. Desde el 2014 al 2017 se observa un aumento de 13 puntos en el puntaje promedio. Para 2017 el promedio de la última evaluación es 241, donde se observa un aumento de 3 puntos respecto de la medición anterior.

En II Medio, en Lectura y Comunicación, desde el 2006 al 2017 se observa una variación en el puntaje promedio, pues disminuyen 9 puntos. El promedio de la última evaluación es 251, siete puntos más que en 2016.

En el caso de la evaluación de Matemática 4° básico, desde el 2006 al 2017 se observa un aumento significativo de 7 puntos. El promedio de la última evaluación es 251 y se observa una disminución de 1 punto respecto a la medición anterior.

Para esta misma asignatura, en 8° básico, desde 2007 al 2017 se observa un aumento en el puntaje promedio de 3 puntos. El promedio de la última evaluación es 259, presentando una variación de -1 punto respecto a la medición anterior.

En II Medio, en el período 2006-2017 se observa un aumento de 3 puntos, y el resultado aumenta en 2 puntos respecto de la medición de 2016 (264 puntos).

En Ciencias Naturales de 8° básico, entre 2007 y 2017 se observa una disminución de 4 puntos en el puntaje promedio. El promedio de la última evaluación es de 255 puntos, ocho puntos menos que en la evaluación de 2015.

En Historia, Geografía y Ciencias Sociales de II Medio, el puntaje promedio se mantiene en comparación con la medición anterior (255 puntos).

Vea la presentación completa de la Región de Aysén: Resultados Educativos 2017.