Trigger

Padres y apoderados: ¡preparemos el ingreso a clases!

22 de febrero de 2018

En Chile y el mundo se ha hecho necesario entender la calidad educativa como un concepto integral y dinámico, más allá de las evaluaciones, y que no se agota en los conocimientos académicos que adquieren los estudiantes.

En esta línea, atender la convivencia escolar es un elemento clave para que estudiantes, docentes y directivos enfrenten el inicio del año oportunamente, más cuando el establecimiento recibe nuevos alumnos y/o docentes.

A continuación te entregamos algunas orientaciones para afrontar estos cambios, aportando a la convivencia escolar del establecimiento:

– Anticípate: convérsale sobre el nuevo año escolar, aliéntalo a que tenga confianza en contar los miedos e inquietudes, esto le permitirá asumir y prepararse para esta nueva etapa.

– Desarrolla una rutina con tu hijo en la mañana y en la noche una semana antes de comenzar el año escolar: despertar y dormir a la misma hora, establecer un horario de actividades, elaborar un cuadro de rutinas visual con imágenes para motivar el ingreso a clases, entre otras acciones.

– Familiariza a tus niños con la escuela, profesores y aula: si es posible, muéstrales una foto de su profesor, de su nueva sala de clases o del establecimiento, para que sientan cercano el entorno.

– Más escuchar, de qué hablar: procura que tu hijo se sienta libre para comunicarte sus esperanzas y desilusiones, éxitos y fracasos. Acepta lo que sienta y luego ayúdalo a enfrentar sus emociones. Escuchar y ser empático es primordial.

– Identifica a los compañeros: promueve que tus hijos llamen y se acerquen para jugar con sus compañeros, de esta forma ayudarás a que retomen las relaciones y ganen confianza y seguridad en su entorno escolar.

– Aprende a ver y reconocer las fortalezas: identifica las cualidades de tus niños y reconócelas, esto los animará en el transcurso del año escolar; y si además los acompañas en la identificación de las cosas positivas en sus compañeros y docentes, aportarás a que tenga una reacción más empática ante conflictos.

– Pon en valor la diversidad: tu hijo no es igual a otro y es fundamental transmitirle que todo compañero o docente tiene un valor, independiente de si tiene alguna discapacidad, o es distinto físicamente. Debe respetar y valorar a todos los miembros del establecimiento.

– Compromete la participación positiva: la educación es un trabajo en conjunto entre el colegio y la familia, por eso es importante que te comprometas como a estar presente, a preocuparte y apoyar el rol del colegio y a ser positivo frente a tu hijo para que vea la importancia de Aprender.