Trigger

¿Cómo mejorar los aprendizajes de nuestros estudiantes?

24 de mayo de 2018

A partir de la entrega de los Resultados Educativos 2017, el programa radial de la Agencia de Calidad dedicó el capítulo del sábado 19 de mayo a analizar los principales datos desde una mirada integral con Susana Claro, profesora de la Escuela de Gobierno de la Universidad Católica (UC) y co fundadora de Enseña Chile.

En la conversación con los conductores Marcela Soto y el Secretario Ejecutivo de la Agencia, Carlos Henríquez, Susana Claro sostuvo que el Simce es una muy buena instancia “para saber cómo es nuestra realidad”, refiriéndose a mediciones que –en el caso de Chile– nos han permitido conocer temas como la importante brecha que existe según el sector socioeconómico al que pertenezcan los estudiantes.

“Medir es muy importante, pero siempre debemos estar conscientes de que no hay medición perfecta. En el caso de nuestro país, por suerte, estas mediciones indican que seguimos mejorando año a año”, mencionó Claro destacando además el avance que se observa en otra brecha que se produce en Chile: la inequidad de género. Por suerte, acotó, algunas de estas desigualdades han ido mejorando, pero subrayó que aún queda trabajo por hacer.

Uno de los hallazgos de esta entrega de resultados que tiene que ver con que “casi el 50 % de los estudiantes cree que las habilidades académicas no se pueden mejorar”, fue comendada por la profesora de la Escuela de Gobierno UC quien contó que se trata de una línea de investigación que está siendo abordada por varios países y que el interés por elaborar estrategias para mejorar esta percepción es, actualmente, un desafío.

Para explicarlo, dijo que “la idea de creer que siempre puedes seguir aprendiendo se clasifica como mentalidad de crecimiento y tiene que ver con sostener que tu inteligencia es algo maleable y que, por ende, puede cambiar, modificarse. Lo contrario es pensar que no puedes continuar aprendiendo y eso te hace reaccionar de manera menos empoderada frente a los desafíos y fracasos y eso, claramente, afecta tu aprendizaje a largo plazo”.

Lo anterior, añadió, va muy de la mano con otro indicador relevante en estos Resultados Educativos: la ansiedad escolar. Para la especialista “las personas que creen que pueden mejorar y que sienten que el fracaso es algo temporal y no algo inherente a ellos, pueden de todas maneras desarrollar sus habilidades, pero si, al contrario, el estudiante no está convencido de eso y se siente ansioso frente a una prueba o siente temor frente a los nuevos desafíos por temor a fracasar, tenderá a hacer menos preguntas en clases y a no pedir ayuda a los profesores”.

Para abordar estas conductas, Susana Claro aseguró en Agenda Calidad que es muy importante que tanto la familia como la escuela “estén convencidas de que mejorar es posible” y, por otro lado, tener en cuenta ciertas estrategias con las que hoy se está trabajando, como tomar en cuenta los hechos científicos (las redes neuronales del cerebro son maleables y por lo tanto la persona puede formar nuevas conexiones) y la retroalimentación que los profesores entregan a sus alumnos (y los padres a sus hijos), donde será muy importante las expectativas que se tengan de ellos.

“Un pequeño mensaje de yo sé que puedes cambiar y no te asustes por estar en el nivel que estás porque es normal, cambiará en el niño la manera de interpretar los mensajes de su profesor hacia él”, sentenció.

Avances en una década de esfuerzo

Con respecto a la entrega de resultados, el Secretario Ejecutivo de la Agencia destacó la idea de que los colegios tengan la posibilidad de acceder a información que contribuya a avanzar y mejorar los aprendizajes de sus estudiantes. Según sus palabras, este es un hito dentro de la política pública, principalmente cuando el énfasis no solo está en los puntajes, sino que también en otros factores como los Indicadores de Desarrollo Personal y Social (IDPS).

“Cuando hablamos de calidad nos referimos a la experiencia de aprendizaje integral de los estudiantes. Es cierto que están los resultados en las asignaturas tradicionales, pero también están los IDPS que de alguna manera le dan la señal a los colegios de que la calidad integral importa”, comentó Henríquez junto con mencionar que más que mostrar números, la idea es “abrir una conversación, ojalá con cada vez más variables, para trabajar por la calidad”.

El Secretario Ejecutivo también dijo que la idea es que esta información sirva para que cada comunidad escolar avance. “Sacamos de la conversación el competir con el otro para más bien competir con uno mismo, desafiándonos a diario para una mejor experiencia de aprendizaje”, afirmó.

Con respecto a los principales avances que se han producido en estos últimos diez años, Henríquez afirmó que los esfuerzos han estado puestos sobre todo en educación básica y que ahora se requiere que las energías se concentren en políticas públicas más sofisticadas.

“El desafío ya no es la infraestructura, el equipamiento ni la cobertura, sino la experiencia que se vive en cada sala de clases” y por eso, insistió, en que “las capacidades de los profesores, su formación, el cómo hacer mejores clases y cómo utilizar los recursos en pro de estrategias pedagógicas marcan la línea de trabajo y se impulsan como el desafío de estos nuevos tiempos”.

Puedes escuchar el programa completo haciendo clic AQUÍ.