Trigger

Marco para la Buena Enseñanza de Educación Parvularia: pieza clave de la Reforma en marcha

2 de octubre de 2017

La Subsecretaría de Educación Parvularia realizó el pasado 26 de septiembre, el cierre del proceso de participación y validación del ajuste del Marco para la Buena Enseñanza de Educación Parvularia. El encuentro se desarrolló en el Centro Patrimonial Recoleta Domínica y contó con la presencia de diferentes actores de la educación, entre ellos, la Agencia de Calidad, en cuya representación asistió el jefe del Departamento Jurídico, Mauricio Irarrázabal.

Autoridades, docentes, educadoras de párvulos, estudiantes universitarios y organizaciones dedicadas a la educación y la infancia, fueron algunos de los invitados a la jornada donde se presentaron los principales alcances de este documento creado con un proceso de consulta ciudadana, en el que alrededor de 25 000 personas participaron respondiendo encuestas a través de jornadas nacionales, de reflexión y consultas digitales.

“La participación ciudadana es un derecho y un ejercicio para democratizar la toma de decisiones y garantizar que el ciudadano reciba oportunamente la información de las políticas públicas que se están desarrollando. Estas experiencias son de todos”, comentó al inicio de la actividad Andrés Soffia, coordinador de la Unidad de Inclusión y Participación Ciudadana del Ministerio de Educación a propósito del carácter comunitario de la iniciativa.

Sobre las modificaciones que llevaron a la creación del Marco para la Buena Enseñanza de Educación Parvularia, la subsecretaria de la cartera, María Isabel Díaz, dijo que el documento nació para orientar la práctica de los y las educadoras de párvulos, compartir aspectos esenciales para la labor docente en cualquier nivel educativo y evidenciar distinciones y precisiones necesarias respecto de las prácticas pedagógicas de la Educación Parvularia.

De esta manera, Díaz destacó entre los propósitos de este ajuste, el orientar las prácticas pedagógicas que deben caracterizar al/el educador/a de párvulos para el fortalecimiento de su ejercicio profesional actual; establecer una trayectoria educativa esencial entre las prácticas docentes al interior del nivel de educación parvularia y, entre estas y las de primer año de educación básica; y la definición de criterios base que orienten el proceso de evaluación docente de las educadoras que desarrollan su labor en este nivel educativo.

Gracias a esta iniciativa, aseguró, “todos quienes participaron quedaron absolutamente inmersos en el debate sobre la reforma educativa que está en marcha y ya no solo como espectadores, sino como protagonistas con plenos derechos y con el compromiso de difundir, clarificar, formar, implementar, evaluar y seguir sosteniendo que la política pública se construye en debate e inclusión”.