Trigger

Macrozona Norte cumplió seis años construyendo calidad y aportando a los procesos de mejora de los colegios

Seis años construyendo calidad cumplió en octubre la Agencia de Calidad de la Educación, institución que busca contribuir al sistema educativo a partir de su carácter técnico, basado en evidencias, con visión de país y mirada a largo plazo, cuyas funciones centrales son evaluar, orientar e informar a las comunidades escolares.

En el extremo norte de nuestro país, la Macrozona Norte ha desarrollado un extenso despliegue de trabajo para llegar a varias comunas de las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta y Atacama, aportando valor público a los procesos de mejora de las comunidades educativas.

A partir del segundo semestre de 2013, la Macrozona Norte ha realizado más de 300 visitas a establecimientos educacionales, cuyo propósito es fortalecer las capacidades institucionales y de autoevaluación, orientar sus planes de mejoramiento educativo y promover la mejora continua de la calidad de educación que ofrecen. Asimismo, reconoce establecimientos cuyas buenas experiencias y prácticas generan aprendizaje para el sistema.

Una línea de trabajo importante es un plan anual de trabajo en las cuatro regiones de su territorio, que considera jornadas de orientación para directores, docentes y jefes de UTP; para sostenedores; sobre educación financiera; encuentros para reforzar el uso de la información de Evaluación Progresiva y categoría de desempeño, además de diálogos ciudadanos y talleres específicos que permiten generar procesos de reflexión en los colegios.

“Durante estos seis años de trayectoria institucional ha transitado desde la evaluación centrada en los aprendizajes a la evaluación centrada en el desarrollo integral de los estudiantes. Ha transitado desde comunidades educativas reticentes hacia comunidades que valoran el aporte que les ha brindado en sus procesos de gestión educativa”, manifiesta la directora de la Macrozona Norte, Mabel Bustos.

Una mirada amplia de calidad

En estos seis años, la Agencia de Calidad de la Educación ha trabajado en ampliar la mirada de calidad, evaluando aspectos que son fundamentales para una educación de calidad y que van más allá de los aprendizajes de las asignaturas tradicionales. Así, hoy todos los colegios cuentan con una evaluación integral que incorpora aspectos como la convivencia escolar, la formación ciudadana, la motivación y la autoestima de los estudiantes, además de sus hábitos de vida saludable.

Junto a ello, la Agencia ha resignificado la evaluación como una herramienta que se pone al servicio del aprendizaje y de la mejora continua hacia una visión de la evaluación donde en el centro está el aprendizaje, el desarrollo de capacidades, la confianza en las escuelas, la colaboración y el foco en lo pedagógico.

Uno de los hitos más importantes en este proceso de resignificar la evaluación es la construcción e implementación del nuevo Sistema Nacional de Evaluación de Aprendizajes, donde se suman nuevos componentes como Evaluación Progresiva y Evaluación Formativa. La primera es una evaluación voluntaria que tiene foco en lo pedagógico, donde se pone a disposición de las escuelas tres evaluaciones durante el año: la primera, como diagnóstico; la segunda como monitoreo y la tercera, como trayectoria de aprendizaje de cada uno de los estudiantes de un curso. Asimismo, entrega al profesor y al equipo técnico pedagógico reportes inmediatos por curso y estudiante y orientaciones pedagógicas.

“Esta información de Evaluación Progresiva aporta a la toma de decisiones oportunas para apoyar a los estudiantes que tienen más dificultades y orientar decisiones respecto de la organización del curso frente a determinadas tareas”, explica Bustos.

Sistema de Aseguramiento de la Calidad

El Sistema de Aseguramiento de la Calidad, que conforman el Ministerio de Educación, la Superintendencia y la Agencia de Calidad tiene como propósito poner en el centro a las escuelas con su contexto y su cultura, en donde cada una de las instituciones que conforma este sistema evalúan, orientan, apoyan y acompañan para que generen mayor calidad educativa, a través de equipos de trabajo que funcionan en todas las regiones del país.

Este año, la Macrozona Norte realizó dos encuentros con instituciones de educación superior públicas y privadas, en Iquique y Antofagasta, estableciendo un diálogo con universidades e institutos para abrir conversaciones y aportar a la formación inicial docente.

En otra de las líneas estratégicas de trabajo, se desarrollaron dos encuentros con sostenedores públicos y privados en las regiones de Tarapacá y Antofagasta, quienes compartieron experiencias y conocieron el funcionamiento en cada territorio del Sistema de Aseguramiento de la Calidad.

Institución valorada

Los distintos actores de las comunidades educativas valoran el trabajo desplegado en los últimos años por la Macrozona Norte de la Agencia de Calidad de la Educación. Entre las herramientas innovadoras más destacadas está Evaluación Progresiva y la Guía Metodológica para el Uso de Datos.

El director de la Escuela Caracoles de Sierra Gorda, Enrique Venegas, comenta que “en 2017 hicimos un pilotaje de Evaluación Progresiva y este año la estamos utilizando porque creemos que es un instrumento que está al servicio de los estudiantes, porque como escuela podemos ir monitoreando sus aprendizajes y logros, entregando información importante a los profesores y al establecimiento”.

El director del Colegio Inglés de Iquique, Enrique Quintana, destaca que “para lograr nuestros desafíos institucionales se formó un equipo pedagógico para la instalación de una cultura de uso y análisis de datos. La entrega de los resultados de aprendizaje, los Indicadores de Desarrollo Personal y Social y la Categoría de Desempeño que entrega la Agencia, aportan información relevante para generar espacios de reflexión en el equipo y luego tomar decisiones para la mejora continua”.

El académico de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Arturo Prat, Jorge Salgado Anoni, destaca que la Agencia “ha cumplido una gran labor, tanto a nivel nacional como regional. Sus acciones de apoyo a las escuelas, tanto en la recopilación y sistematización de datos relevantes a partir del análisis de los procesos como la generación de información adecuada, pertinente, válida y confiable para la toma de decisiones en pos de la mejora han sido y seguirán siendo claves”.

Sobre los desafíos de la institución en la Macrozona Norte, Salgado Anoni, puntualiza que “es necesario avanzar en un proceso de descentralización que permita atender permanentemente al territorio y en mayor cobertura. Hasta el momento se ha realizado con un sobreesfuerzo increíble desde la localización actual”.

Elena Campillay, líder de programas de Fundación Minera Escondida, valora el trabajo del Sistema de Aseguramiento de la Calidad en la Región de Antofagasta. “Nos alegra mucho poder participar en este encuentro con el Sistema de Aseguramiento de la Calidad porque nos permite establecer un lazo más directo de trabajo con las instituciones que conforman el sistema. ¿Cómo avanzamos? Primero, el trabajo en red sobre el cual queremos aprender; lo segundo, la alianza público–privada acercándonos y poniéndonos al servicio del Sistema de Aseguramiento, y tercero, compartir nuestra experiencia en mentorías”, enfatiza.