Trigger
placeholder+image

La Llave Maestra del Aprendizaje

El aprendizaje inicial de la lectura es un evento de trascendental relevancia para los niños, niñas y sus familias. Existen múltiples investigaciones nacionales e internacionales que plantean que el nivel lector logrado por los estudiantes en los primeros años de escolaridad es altamente predictivo del rendimiento posterior, debido a que, en los aprendizajes futuros, de cualquier asignatura, se requerirá de esta habilidad para seguir aprendiendo.

En este contexto, la Agencia de Calidad de la Educación realizó el Estudio Nacional de Lectura, cuyos resultados se entregaron hace unas semanas, con el fin de monitorear los logros de aprendizaje de los estudiantes en áreas que se consideran relevantes para su formación. En el análisis de resultados destaco las siguientes preguntas y respuestas.

¿Por qué es importante el aprendizaje de la lectura? Porque la calidad de la comprensión lectora en los primeros años de educación depende de las experiencias de aprendizaje de la primera infancia. Allí se crean patrones que impactan la trayectoria escolar, la motivación académica y los logros de los estudiantes. Asimismo, las experiencias de los niños en su primera infancia tienen un rol formativo e influyen en su nivel de preparación para la escuela.

¿Cuáles son los elementos que se asocian al aprendizaje de la lectura? La evidencia sugiere que asistir a educación parvularia a los 3 y 4 años, en todos los niveles socioeconómicos, promueve mejores resultados académicos y cognitivos de los estudiantes. También será un buen predictor, el que niños y niñas sepan relatar historias.

Estudios han demostrado que la relación entre el profesor y el estudiante en los primeros años de vida genera efectos en los resultados de éstos hasta ocho años después. Desde la familia, los apoyos adicionales, como padres que leen con sus hijos, también tiene un efecto demostrado en la lectura de los niños. Además, influyen la relación que se establece con la escuela, por ejemplo, el nivel de participación y compromiso, la conexión afectiva entre la casa y la escuela, reflejada en la confianza, reciprocidad, expectativas y creencias compartidas.

¿Cómo trabajar la Comprensión Lectora en el aula? He aquí algunas ideas: promover que la lectura tenga un propósito acotado, conocido por los estudiantes y relacionado con su vida y experiencia cotidiana; trabajar con textos cuyas palabras sean conocidas y significativas entre los más pequeños; Realizar preguntas antes, durante y después de la lectura, para identificar información explícita, realizar inferencias, evaluaciones, comentarios o establecer otra relación con el texto; abrir espacios de lectura oral guiada por el docente, donde niños y niñas puedan escucharse (y comprender) lo que están diciendo, y enseñar explícitamente estrategias de comprensión de lectura que los niños y niñas puedan aplicar y luego evaluar si entendieron el texto.

Esta es una invitación para que profesores diseñen estrategias significativas para que niños y niñas aprendan a leer comprensivamente, pero también es una invitación para todos los adultos significativos de un estudiante: es importante dedicar tiempo a compartir con ellos, leer juntos e incentivar conversaciones que requieran que los niños relaten una historia. Este esfuerzo vale la pena.

Mabel Bustos
Jefe macrozona norte de la Agencia de Calidad de la Educación.
Columna publicada en El Mercurio de Antofagasta.