Trigger

La evaluación: una herramienta para ampliar la mirada de calidad en la educación

29 de marzo de 2017

Esta semana, en Agenda Calidad, conversamos sobre la aplicación de herramientas como Evaluación Progresiva y Evaluación Formativa, proyectos impulsados por la Agencia de Calidad de la Educación y la columna vertebral de Más allá de las notas: buenas experiencias de Evaluación de Aprendizajes, seminario masivo que se desarrolló en Santiago y Concepción los pasados 23 y 24 de marzo.

Para conocer algunas experiencias con estos estos instrumentos, conversamos con las profesoras Flor Ruiz, de la Escuela Básica Nueva Esperanza de El Bosque y María Paz Muñoz, del colegio Marta Colvin de Recoleta, ambas docentes a cargo de estas evaluaciones.

En la nota introductoria del programa radial de la Agencia, la docente británica Margaret Heritage -experta en Evaluación Formativa e invitada especial del seminario– comentó el rol que juegan los profesores dentro del aula indicando que las investigaciones hablan del “impacto de los profesores es muy significativo en el aprendizaje de los niños”, asegurando que los primeros “pueden mejorar mucho el aprendizaje de los alumnos que tengan a cargo en el transcurso de un año, convirtiéndose en el mayor recurso que tiene este sistema”.

Acerca del trabajo con evaluaciones que no corresponden a la modalidad sumativa, Ruiz comentó que pese al temor inicial frente a lo desconocido, la experiencia con Evaluación Formativa ha sido grata, pues gracias a ella conoció estrategias simples que ayudan a mejorar el aprendizaje de los niños y niñas.

Por su parte, María Paz fue enfática al señalar que cuando le presentaron el proyecto de Evaluación Progresiva, lo tomó como “un desafío personal” y que con la aplicación del sistema “los niños mostraron resultados que antes no obtenían”, lo que le permitió reflexionar sobre la forma en que estaba entregando los contenidos.

Ambas profesoras coincidieron en que una de las cosas más reveladoras en la utilización de estas evaluaciones fue el hecho de enfrentarse a nuevas estrategias y el tener que detenerse para reestructurar las clases en función de ellas. “Hay varias herramientas, pero yo tengo que ver cuál de todas ellas sirve para mi grupo de niños y para esa asignatura”, puntualizó Flor.

Resignifiquemos la evaluación

“El Simce no es el fin y no trabajamos para una prueba”, sentenció el Secretario Ejecutivo de la Agencia de Calidad de la Educación, Carlos Henríquez, manifestado que este es solo un medio, tal como lo son también Evaluación Progresiva y Evaluación Formativa, herramientas que tienen como propósito ayudar a que los profesores tomen mejores decisiones.

“El foco no son las pruebas ni la cantidad que hacen de estas en el colegio”, agregó junto con subrayar la idea de que lo realmente importante es el aprendizaje significativo de los estudiantes. En esa línea, insistió, va el trabajo de la Agencia que es disponer de dispositivos más amplios con el objetivo de trabajar por una cultura del mejoramiento.

Puedes escuchar el programa completo haciendo clic AQUÍ.