Trigger

Karen Uhlenbeck, primera mujer ganadora del “Nobel” de Matemática: “Las jóvenes son una fuente de talento impresionante”

4 de abril de 2019

El próximo 21 de mayo, la estadounidense Karen Uhlenbeck, de 76 años, viajará a la ciudad de Oslo para recibir de manos de la Academia de Ciencias y Letras de Noruega el Premio Abel 2019 –galardón también conocido como “el Nobel de Matemáticas”– convirtiéndose así en la primera mujer en obtener este reconocimiento desde su creación en 2002.

Espero que con este premio se demuestre que hay muchas mujeres capaces de contribuir a las matemáticas en el nivel más alto”, afirmó la académica de la Universidad de Austin, Texas, profesora emérita de matemáticas y profesora visitante en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, quien fue escogida como la ganadora por sus logros pioneros sobre ecuaciones diferenciales parciales geométricas, teoría de gauge y sistemas integrales, y por el impacto fundamental de su trabajo en temas de análisis, geometría y física matemática.

Las diversas investigaciones de Uhlenbeck han permitido avances revolucionarios en el campo que une a la física con la matemática, y sus ideas son consideradas pioneras, pues tienen aplicaciones en un sinnúmero de temas desde la teoría de las cuerdas, que puede ayudar a explicar la naturaleza de la realidad y la geometría del espacio-tiempo.

En medio del ajetreo que ocasionó este galardón en su rutina, la doctora Uhlenbeck se tomó unos minutos para contestar nuestras preguntas vía correo electrónico. Allí expresa su gratitud por el premio, su visión de las jóvenes que deciden dedicarse a las matemáticas y cómo ve el panorama de las actuales estudiantes versus su experiencia universitaria; además, entrega un consejo a las niñas que aman los números, pero que temen enfrentarse a ellos por los prejuicios y estereotipos.

1. ¿Qué siente al ser la primera mujer en ganar el Abel Prize?

Apenas puedo creerlo y estoy profundamente agradecida. Agradezco a la Academia Noruega y a las instituciones y personas que contribuyeron a lo que, hasta ahora, ha sido una vida plena e interesante. Espero que con este premio se demuestre que hay muchas mujeres capaces de contribuir a las matemáticas en el nivel más alto.

2. Cuando inició su camino como matemática era aún más difícil abrirse paso en un mundo especialmente masculino. Comentó que incluso le dijeron que no contrataban mujeres porque estas debían estar en su casa teniendo hijos.

Fue difícil, pero agradezco a las pocas destacables pioneras que me antecedieron y a las muchas mujeres que vendrán después de mí, primero lentamente y ahora en mayores cantidades. Estoy en la primera generación de mujeres que pudieron tener expectativas laborales, tal vez no con el mismo ritmo que los hombres, pero al menos las puertas ya no estaban cerradas. En los años ’60 y’70, cuando algunas barreras fueron derribadas, nosotros esperamos que las mujeres y las minorías pasaran por la puerta y tomaran su lugar (al menos en la Academia). No fue simple, pero se logró un tremendo progreso, por lo menos para las mujeres.

3. ¿Cómo ve hoy a las jóvenes que deciden dedicarse a estudiar matemáticas?

Las jóvenes matemáticas de hoy son una fuente de variado e impresionante talento. Espero, de veras, haber sido parte de esa apertura de puertas y de que se mantengan abiertas para ellas. La investigación matemática es solo una parte del esfuerzo humano, pero al mismo tiempo es algo muy gratificante y hermoso para aquellos que deciden dedicarse a esto. Por una particularidad de la mente humana, también es muy útil.

4. ¿Cuál es su consejo para las niñas que aman los números, pero tienen miedo, por ejemplo, de opinar y hablar en clases de matemáticas?

Hagan un juego de esto, y estén preparadas siempre para perder y ganar.