Trigger

¡Feliz Día de los Asistentes de la Educación!

1 de octubre de 2019

Funcionarios que colaboran en el desarrollo del proceso de enseñanza y aprendizaje de los estudiantes. Así es definido el concepto de Asistentes de la Educación, grupo de profesionales, técnicos, administrativos y auxiliares que este 1 de octubre celebran su día en todos los establecimientos educacionales del país.

El Día de los Asistentes de la Educación –antes llamados “trabajadores de la educación”– fue instituido en 1993 al considerar que estas personas también son parte de las comunidades escolares y su labor permite, de alguna u otra manera, complementar el trabajo docente. El reglamento también menciona que era “justo y necesario establecer el día de estos otros trabajadores que, ya sea en establecimientos educacionales o en otros estamentos, son partícipes y han hecho de la enseñanza un motivo importante en sus vidas”.

“Somos un grupo heterogéneo en el que conviven profesionales como psicólogos, asistentes sociales, psicopedagogos, bibliotecólogos, etc., además de administrativos, inspectores, técnicos en educación parvularia y auxiliares, entre otros. Cada uno tiene un rol, dando paso a una convivencia bastante especial. Somos una combinación de personas que se reúnen en pro de los niños”, comentó Margarita Salazar, directora de la Federación Nacional de Asistentes de la Educación y representante de estos funcionarios en el Consejo de la Sociedad Civil (COSOC) de la Agencia de Calidad de la Educación.

Salazar afirmó que los Asistentes de la Educación son una pieza fundamental en el sistema educativo y aseguró que, con el paso de los años, ha aumentado el reconocimiento de su labor y, con ello, las responsabilidades. “Todo avanza en educación, por lo tanto, ahora los asistentes deben contar con mayores competencias para trabajar con niños y para eso reciben capacitaciones y, por otro lado, deben tener una mejor preparación”, sostuvo y agregó que el hecho de pertenecer al COSOC de la Agencia es un gran avance en esa línea, ya que les permite dar a conocer su función dentro de los colegios.

Ese reconocimiento es valorado por los Asistentes de la Educación de distintos colegios del país. Una de ellas es Alexandra Panayotópulos, funcionaria de la escuela Darío Salas de Arica quien manifestó que en el establecimiento “somos muy valorados. Tenemos voz y somos escuchados”. Por su parte, el inspector de la escuela Radimadi de la Unión (Región de Los Ríos), Juan Sepúlveda, se refirió a la relevancia de sus labores. “Somos importantes para el sistema educacional por la diversidad de funciones al servicio de los estudiantes, tanto en su formación académica como valórica”, dijo.

Esa diversidad en las funciones hace que esta labor, al igual que la del resto de la comunidad escolar, sea fundamental para el desarrollo de niños, niñas y jóvenes, pues, en este caso, los Asistentes de la Educación tienen un conocimiento del estudiante fuera del aula, algo que permite llevar a cabo un trabajo en conjunto con el director y los profesores al momento de tomar decisiones y crear estrategias relacionadas con temas como la convivencia y la asistencia escolar.