Trigger

Estudiantes de Puerto Montt publican su primer libro de cuentos y poesía

26 de abril de 2018

El sombrero de los argumentos es un compilado de cuentos, microcuentos y poesías realizado por estudiantes del Taller de Escritura del Liceo Andrés Bello de la Región de Los Lagos. Su entusiasmo los tiene planificando una nueva edición y la participación en concursos regionales y nacionales.

La pasión por la escritura y por la lectura que mostraron algunos alumnos del liceo al iniciar el 2017 fue vista por el profesor de Lenguaje y Comunicación, Agustín Oyarzún, como una oportunidad para ampliar el aprendizaje de su asignatura. Así, con cuatro estudiantes inscritos, generó una alianza con el escritor puertomontino Ernesto Massiglio, con quien retomó un taller que años atrás se realizó en el establecimiento para guiar a estos jóvenes en el gusto por la literatura.

El profesor Oyarzún señaló que la idea de publicar un libro surgió a fines del primer semestre del 2017, y que si bien eran pocos los estudiantes que participaban en ese momento, su esfuerzo reforzó la idea de apoyar una publicación. “Su interés por escribir y crear sus propias historias nos pareció tremendamente valioso. Los estudiantes siempre asistían al taller y escribían en toda ocasión. Por ello nos planteamos la idea de transcribir todas las creaciones literarias de los estudiantes y compilarlas en un libro”, indicó.

A partir de la iniciativa de Oyarzún el libro fue tomando forma, poco a poco, y con el apoyo de las Bibliotecas CRA de Puerto Montt se contactaron con la Unidad de Impresión de la Dirección de Administración de Educación Municipal para ver la posibilidad de que la institución apoyara su publicación. “Esperamos poder entregar a lo menos una copia a las bibliotecas de cada colegio y liceo de Puerto Montt, además de regalar ejemplares a algunos escritores reconocidos en la zona. Los restantes quedarán en el liceo”, precisó.

El sombrero de los Argumentos: lanzamiento y proyección

Este año el entusiasmo sobra en el taller. Al día de hoy cuenta con doce inscritos, quienes están pensando en trabajar en una segunda publicación, además de participar en diversos concursos que se gestan en la región y otros a nivel nacional. “Esperamos que se pueda presentar el libro en distintas instancias ya que tiene un enorme potencial y muy buenas ideas. A largo plazo, deseamos formar nuevos escritores y reavivar el círculo literario de la comuna, ya que tenemos estudiantes con muchas capacidades y hay que apoyarlos” agregó el profesor Oyarzún.

El sombrero de los argumentos fue lanzado en medio de la celebración del Día Internacional del Libro en el Liceo Andrés Bello, y el nombre se debe a que, según comentó Oyarzún: “en un antiguo sombrero perteneciente a Ernesto Massiglio se encuentran insertas diversas frases que funcionan como disparadores creativos de historias, tales como: “por la noche sientes que alguien respira a tu lado, enciendes la luz y…”; y “una mañana te levantas y no encuentras tu calcetín rojo”, entre otros. A partir de oraciones como estas, que fueron seleccionadas al azar, los jóvenes crearon y argumentaron sus cuentos y microcuentos. Esta es la característica principal del taller.

Este compilado incorpora, además, otros ejercicios literarios, como escritura de cuentos colectivos y de poesía, donde destaca el talento de los alumnos. Para Jonathan Gallardo, estudiante de I medio y partícipe de proyecto, este tipo de iniciativas “son muy buenas y divertidas, ya que permiten fortalecer lo que le gusta al alumno, y que esto se haga en el liceo significa un gran apoyo a esas capacidades”.

Daiyanna Carreño agregó que “es excelente el taller, porque es una manera de expresar lo que sentimos y abre nuestra mente, en conocimientos y en vocabulario”. Escarlett Carrasco y Carlos Argel, ambos  de II medio, coinciden en que estas actividades extraprogramáticas que se generan a partir los intereses de los estudiantes representan “un momento en donde los alumnos nos podamos sentir cómodos y realizar algo que nos gusta”.

Para Oyarzún, ofrecer talleres que rescatan los intereses de los estudiantes “es una forma de reconocerlos, porque implica saber cuáles son las cosas que llaman su atención, qué los motiva o los hace felices”. Asimismo, “al potenciar sus habilidades literarias, se incentivan también otras áreas; por ejemplo, mejora su comprensión lectora, incrementa su capacidad crítica y analítica y para hablar en público y diversifica su vocabulario. Todas estas cosas son transversales en la educación y en la formación general de los estudiantes”.

Para el Director de la Macrozona Sur de la Agencia de la Calidad, Carlos Delgado, “la escritura y la lectura van de la mano, son dos caras de la misma moneda. Entonces, cuando un profesor como Agustín Oyarzún trabaja y entusiasma a sus estudiantes a escribir, lo que está haciendo es incitarlos a convertirse en amantes de la lectura. Estas actividades son las que enriquecen la formación de nuestros jóvenes, complementan el currículo, promueven la creatividad y el desarrollo de las habilidades de orden superior”.

Para Delgado, esto que parece una excepcionalidad “debiera ser normal en nuestras escuelas y liceos, donde los directivos deben promover el desarrollo de innovaciones en los docentes y la creatividad en los estudiantes. La gestión pedagógica de las escuelas y liceos debe promover las iniciativas docentes, pues ello fortalece sus capacidades y autonomía profesional y a su vez, inspiran a los estudiantes a ser creativos, entusiastas y comprometidos”.