Trigger

Escuela Bélgica de Chiguayante: un colegio que mejora junto con toda la comunidad escolar

3 de septiembre de 2018

Hace algunos años sus resultados académicos no avanzaban y tenían un importante número de estudiantes con aprendizajes insuficientes. Con el objetivo de mejorar implementaron decisiones pedagógicas concretas y realizaron un cambio al interior del establecimiento, que los ha llevado a avanzar de la mano de sus estudiantes.

En el sector Chiguayante Sur de la misma comuna, Región del Biobío, se encuentra la Escuela Bélgica, un establecimiento donde el 95 % de los doscientos estudiantes que recibe son vulnerables. Emplazada en un entorno de altos índices de cesantía, esto no fue impedimento para que Mauricio Toro, director desde marzo de 2017, decidiera generar un importante cambio.

Los resultados de esta escuela en las pruebas Simce han aumentado paulatinamente y hoy se encuentra sobre el promedio nacional en todas las evaluaciones, han mejorado el puntaje en los Indicadores de Desarrollo Personal y Social, y han avanzado de Categoría de Desempeño desde Insuficiente a Medio-Bajo y este año esperan seguir mejorando.

El director explica que desde que llegó, junto con su equipo al establecimiento, también ha aumentado la matrícula gracias a los buenos resultados obtenidos en Convivencia escolar. De esto se han dado cuenta los padres y apoderados y la comunidad. “Nuestra primera tarea fue normalizar la asistencia con un equipo formado por una asistente social y una psicóloga, quienes se preocuparon de apoyar el proceso de captación de matrícula y de mantener la asistencia. También mejoramos nuestro reglamento de convivencia”.

Pero no solo ha aumentado el número de matriculados, el establecimiento también se ha enfocado en los aprendizajes. “El objetivo es que nuestros niños aprendan y, por eso, nuestro plan ha sido atacar todos los aspectos, pasando de la convivencia escolar hasta lo curricular, en articulación con los Estándares de Aprendizajes, contenidos, habilidades y condiciones”. Para esto, precisa Toro, “hacemos pautas y ejercicios, los aplicamos y luego los revisamos. Vemos los resultados y reforzamos a los niños que no llegan a lo esperado”.

Lectura: su mejor fortaleza

En los últimos dos años los resultados en Lectura de la escuela Bélgica no solo han sobresalido por su avance, sino también por romper con una tendencia nacional, donde a las mujeres les va mejor que a los hombres. “Con los niños hemos hecho un doble esfuerzo, porque había un tema con el gusto por la lectura. Los profesores les enseñaron a leer de nuevo”, explica el director.

En este establecimiento todos los lunes se mide el dominio lector. La profesora o profesor entrega una guía de lectura que los niños se llevan a su casa. “Lo que aplicamos es lo que se conoce como Neurociencia, donde si se lee veinte veces un texto adquiere la capacidad de conciencia fonológica más profunda, que los niños aprenden y pueden codificar de manera inmediata. Los estudiantes desarrollan esa conciencia fonológica en profundidad y la lectoescritura en forma directa”, revela Toro.

Disminuyen los estudiantes con aprendizajes insuficientes

Un gran número de sus estudiantes tenía aprendizajes insuficientes, cuya mejora ha avanzado a pasos agigantados: en 2015 el 90,9 % de los estudiantes de 4° básico tenía aprendizajes insuficientes en Matemática; en 2016 esa cifra bajó a 81,8 %, y en 2017, a 40 %.

Según el director de la escuela, la clave ha sido el reforzamiento a estudiantes. Para esto se aplican evaluaciones donde se miden sus niveles de logro y según sus resultados se determina quiénes necesitan apoyo.

Toro explica que los logros alcanzados son producto del compromiso de toda la comunidad. “Nuestro desafío es convertirnos en un establecimiento bilingüe y que los estudiantes puedan acceder a intercambios. Además de desarrollar más talleres extraprogramáticos y, por supuesto, alcanzar el nivel adecuado de aprendizajes. Pero lo más importante es seguir concentrándonos en lo pedagógico y en que los alumnos aprendan integralmente”.

Igual opinión tiene la inspectora general de la escuela, María Inés Matus. “El trabajo ha sido arduo, pero ha dado logros con la aplicación de procedimientos y estrategias que otros establecimientos han empezado a imitar”.

Para el director de la Macrozona Centro Sur de la Agencia de Calidad, Gino Cortez, los logros de este establecimiento representan una tremenda noticia para el sistema educacional de la Región del Biobío y para Chiguayante. “El equipo directivo de la Escuela Bélgica ha tomado decisiones a partir de los resultados y del diagnóstico que como Agencia de la Calidad realizamos al evaluar los procesos de gestión del establecimiento el 2015.  De esta forma, mejoraron sus procesos, y aumentaron los resultados de aprendizajes. Es un colegio que está en proceso de alza y que seguirá en este camino gracias al liderazgo del director y también a las condiciones que en este se han generado por parte del Daem”.