Trigger

Entrevista a Margaret Heritage: “Hay muchas fortalezas en los profesores chilenos”

La experta inglesa en educación y evaluación formativa, Margaret Heritage, regresó a nuestro país para ofrecer el taller Retroalimentación efectiva: seis claves para impactar en el aprendizaje, el que se llevó a cabo el 18 de diciembre en Viña del Mar y un día después, en La Serena. En Agenda Calidad, programa radial de la Agencia en radio Cooperativa, el Secretario Ejecutivo, Carlos Henríquez, y la periodista Marcela Soto comentaron la entrevista concedida por Heritage a la Agencia.

– La retroalimentación es una de las acciones pedagógicas que más influye en el aprendizaje de los estudiantes y su práctica repercute fuertemente en los resultados. ¿Por qué es tan importante?

La idea básica de la retroalimentación es que puedes ayudar a los estudiantes a avanzar en su propio aprendizaje de manera de que entiendan qué es lo que necesitan hacer como aprendices para poder cumplir una meta. Comprender dónde están y cómo se producen esos aprendizajes es para lo que requieren de la retroalimentación del docente, una instancia donde se les diga qué es lo que están haciendo bien y cómo pueden usar sus propias acciones para seguir avanzando.

Una de las metas de la retroalimentación es ayudar a los niños a entender las estrategias de aprendizaje en las diferentes asignaturas y, para los profesores, saber cuáles son las estrategias de aprendizaje que le ayudarán a seguir avanzando, porque finalmente lo que queremos es que los niños se hagan responsables de su propio aprendizaje para el desarrollo de estrategias, fijar metas y tomar decisiones. La idea no es decirles a los estudiantes qué hacer, sino que les demos ideas y los apoyemos para saber cómo mejorar su trabajo.

– Hoy se habla mucho de la calidad de la educación y en ese sentido, la retroalimentación es una práctica que se debería realizar con más frecuencia. ¿Para eso se requiere de un cambio de paradigma en la sala de clases? ¿Lo correcto sería, por ejemplo, corregir menos a los estudiantes, retroalimentar más?

Sí, debemos corregir mucho menos a nuestros estudiantes. Lo que necesitamos de ellos –a nivel mundial y debido a la economía del conocimiento que tenemos hoy en día– es que puedan pensar, razonar y que puedan sacar sus propias conclusiones. Los niños no están en la clase para aprender acerca de cómo piensa otra gente, sino que tienen que aprender a pensar por sí mismos y razonar, desarrollar el pensamiento crítico, creativo y metacognitivo, y esto debe ocurrir en todas las asignaturas. Por lo tanto, en una sala de clases donde los profesores hablan todo el día, hay muy poco alcance para que los estudiantes puedan crear su propio aprendizaje y ninguno para la retroalimentación, porque el enfoque está en la corrección. Esa es la única retroalimentación que están recibiendo: si lo que están haciendo está bien o mal, pero esto no tiene nada que ver con su pensamiento al respecto o con cuáles son sus habilidades. Una retroalimentación efectiva ayuda a que los niños entiendan su propio aprendizaje y tomen decisiones sobre qué acciones pueden tomar.

– La mejora educacional es posible, sin duda. ¿Qué consejos daría al sistema escolar para ayudar a los colegios que se van quedando atrás en el aprendizaje de sus estudiantes?

Hay un gran trabajo si se están quedando atrás. No es una tarea fácil, pero creo que lo primero es fijar prioridades. Los docentes deben tener claro qué es lo que están aprendiendo los niños, por qué lo están aprendiendo y de qué manera saben que han aprendido, porque si no lo sabes como docente, luego será muy difícil planificar las clases. Por otro lado, si esto mismo no lo sabes como estudiante, no te podrás involucrar en tu propio aprendizaje, porque simplemente seguirás haciendo lo que te dice el profesor y nunca entenderás qué es lo que estás aprendiendo ni por qué. Entonces ese es un gran problema: ¿los niños realmente entienden por qué van a la escuela?, ¿saben qué están aprendiendo, por qué están aprendiendo y cómo saben que han aprendido?

En ese sentido, creo que es muy importante ocupar las evaluaciones del sistema. Ustedes en Chile tienen el Simce y las evaluaciones Progresiva y Formativa para poder determinar las prioridades, observar las fortalezas y debilidades y luego trabajar en ellas. Si yo fuera una directora de escuela que está un poco atrasada, fijaría mis prioridades en la evaluación y luego apoyaría a los profesores para crear oportunidades de aprendizaje con una meta específica, para que pueda existir una retroalimentación que sea de utilidad y que ayude a los profesores a planificar sus clases en base a ella.

– ¿Cuál es el desafío de Chile para los próximos años en aras de que los niños aprendan más y mejor y avancen, por ejemplo, en lectura?

Si miro los resultados de los niños en 4° básico en los últimos ocho o nueve años en Chile, los resultados de logro se han mantenido, no están mejorando. Hay demasiados niños en Chile que no son capaces de leer al nivel que necesitan para tener éxito en la escuela y también hay muchos niños que no son capaces de hacer ejercicios de matemática ni siquiera a un nivel básico. Este es un desafío no solo de Chile, sino que es algo común en todos los países. En Estados Unidos, por ejemplo, también hay una gran preocupación respecto a la lectura en los cursos más tempranos y se trabaja para ayudar a los profesores a entender cómo enseñar lectura, lo que a su vez involucra mucha participación de toda la comunidad.

– ¿Y cómo trabajan al respecto?

Tenemos un gran panel informativo que nos muestra lo que se sabe acerca de lo que necesitan los niños. El panel no solo muestra lo que se refiere a la codificación de las habilidades básicas o si los estudiantes son capaces de decir las palabras, sino que se refiere a la realización de tareas complejas, es decir, ser capaces de inferir y hacer conexiones entre ideas, por ejemplo. Estamos hablando de habilidades de pensamiento muy sofisticadas. Mi preocupación es que los profesores no sepan lo suficiente acerca de la enseñanza de la lectura y de cómo los niños desarrollan este tipo de área, más allá de simplemente sacar las palabras. La tarea entonces es ayudar a los niños a enfrentarse a un texto y entender aquellos más complejos; y para eso me parece que en Chile los docentes necesitan mucho apoyo, ya que deben poder abordar la complejidad involucrada en la lectura.

– Después de trabajar con profesores en Chile en el taller de retroalimentación, ¿cuáles diría que son, a su juicio, las fortalezas de los docentes en nuestro país?

Creo que hay muchas fortalezas en los profesores chilenos. Son entusiastas, están muy motivados y todos los profesores con los que he compartido quieren hacer un buen trabajo. Durante los talleres que ofrecimos en Viña del Mar y La Serena trabajé con más de doscientos docentes y creo que tienen visiones muy buenas. Sin embargo, necesitan ayuda para traducir estas buenas ideas en prácticas específicas a desarrollar en la sala de clases.

– ¿Cuál es su opinión con respecto a las orientaciones que hoy entrega la Agencia a los colegios con el objetivo de iniciar un camino hacia la mejora? 

La Agencia ha hecho un muy buen trabajo en términos de construir un sistema de evaluación comprensiva. Chile tiene el Simce, que da información importante a las escuelas y luego están trabajando con Evaluación Progresiva para poder dar información acerca de las metas intermedias. También están apoyando a los profesores a desarrollar Evaluación Formativa que es, en otras palabras, lo que se aprende día a día en la sala de clases. ¡Tienen mucho material para ayudar a los docentes a desarrollar estas evaluaciones!

Creo que hay un sistema nacional de evaluación bastante integral en las escuelas chilenas; tienen suficiente información, pero lo que a mi juicio tienen que hacer ahora, es ser capaces de utilizar bien esos datos y ocuparlos, porque la idea es que a partir de ellos se construyan capacidades en los docentes de manera de que sea seguro que los niños estén logrando el aprendizaje minuto a minuto, día a día. Así es que creo que la Agencia está entregando un marco que abarca bastante y que apoya a los profesores a traducir la información de la evaluación en aprendizajes de calidad para los niños.

Escucha el programa completo AQUÍ.