Trigger

Enseñar ciencia con creatividad y pensando en el futuro

18 de febrero de 2019

La octava edición del Congreso Futuro, desarrollada en enero pasado en diez regiones del país, no solo dejó abierta la conversación respecto a temas relacionados con la astronomía, la robótica y la biología, sino también respecto a la importancia de la educación y cómo enseñar ciencia a los niños, niñas y jóvenes del siglo XXI.

Si en 2018 una de las invitadas que congregó mayormente la atención durante el congreso fue la joven inventora canadiense Ann Makosinski, este año esa persona fue Julián Muñoz, el “reportero niño” del evento y un verdadero enamorado de la astronomía.

Con nueve años –y desde marzo próximo, un flamante estudiante de 4° básico– Julián vive la ciencia todos los días en su casa, pues su papá es astrónomo de la Universidad de Chile y su mamá, secretaria de docencia del Departamento de Astronomía de la misma casa de estudios. Para él, actividades como visitar el Observatorio del Cerro Calán y acceder a sus telescopios, es algo normal y entretenido. “En Calán he podido ver tres constelaciones y un asteroide, que es considerado un planeta”, comentó entusiasmado.

De su experiencia como “reportero futuro” en el congreso, Muñoz dijo que una de las cosas que más le gustó fueron los experimentos, porque aprendió mucho observando. Al respecto, citó como ejemplo el momento en que se introdujo una rosa en nitrógeno líquido, a 120 grados bajo cero. Allí los asistentes pudieron ver que, al tocar la flor con la mano, esta se hizo pedazos debido al hielo adherido a sus pétalos.

Para Julián, una buena manera de aprender es leyendo, incluso “más libros de los que te dan los profes”. En esta línea aseguró: “leo por mi cuenta e investigo, por ejemplo, por qué las especies se demoran en evolucionar. A veces mi papá también me explica cosas”. Además, puso énfasis en que, para mejorar los aprendizajes, los niños deben dejarse llevar por la curiosidad y contar con sus padres en este proceso.

Finalmente, y como recomendación, comentó: “la ciencia es algo importante. Los niños y niñas deben estudiar lo que quieran, pero recomiendo que estudien ciencias porque necesitamos científicos que ayuden a que Chile esté al día”. Es por esta razón que se mostró convencido de que en los colegios debiesen existir más talleres relacionados con esta disciplina, donde se aborden temas como la astronomía o el sistema solar, pues así “se entusiasmaría a más gente y no solo a los que ya estamos entusiasmados”.

María Teresa Ruiz: “hay que modificar la forma en que se enseña”

Para la astrónoma y Premio Nacional de Ciencias Exactas 1997, María Teresa Ruiz, uno de los temas claves abordados durante el Congreso Futuro fue justamente cómo enseñar ciencia con una mirada más estratégica y, de paso, cómo incentivar la creatividad de los estudiantes. Al respecto, aseveró que “hubo bastante acuerdo sobre la importancia de modificar la forma en que se enseña y también sobre la relevancia que tienen los temas que se abordan en los colegios, con el objetivo de preparar mejor a los estudiantes para el futuro”.

Ruiz afirmó que, en las distintas conferencias, se debatió extensamente sobre los nuevos desafíos para estos ciudadanos, quienes “tendrán que interactuar con una civilización con muchas más tecnologías relacionadas con el trabajo, la automatización y la robótica. Si bien se perderán trabajos actuales, a la vez se necesitarán trabajadores con capacidades tecnológicas y, para eso, hay que preparar a los jóvenes”, aseguró.

Acerca de cómo motivar la creatividad, la astrónoma señaló que en el congreso también se discutió en profundidad sobre la importancia “de lograr que los jóvenes desarrollen la capacidad de pensar por sí mismos y que no sean simples receptores de las ideas de otros, es decir, que puedan tener un juicio propio”.