Trigger

Día de los Pueblos Originarios: Calidad es Interculturalidad

23 de junio de 2017

Cada solsticio de invierno los pueblos originarios celebran la llegada de un nuevo ciclo de la naturaleza. El pueblo mapuche celebra el We Tripantu, los aymara el Machaq Mara, los quechua el Inti Raymi, mientras que el pueblo rapa nui festeja el Aringa Oro o Koro. Desde el sistema educativo celebramos la interculturalidad en las escuelas de Chile, y nos comprometemos a seguir trabajando para que todos aprendamos de los pueblos indígenas, porque #CalidadEs Interculturalidad.

En 1998 Chile declaró entre el 21 y 24 de junio (fechas entre las que se produce el solsticio de invierno) se celebra el Día Nacional de los Pueblos Indígenas, el que tiene como finalidad avanzar en el respeto y valoración por los descendientes de los pueblos que habitaban Chile antes de la llegada de los europeos.

En el país existen 223.087 estudiantes indígenas en el sistema escolar. Para hacerse una idea, representan aproximadamente a todo un nivel escolar (por ejemplo, a todos los cuartos básicos del país). Considerando la importancia de estos estudiantes en el sistema, los distintos establecimientos y el sistema educativo se han ido planteando el desafío de cómo relacionarse sin imponer una visión sobre la otra.

El año 2010 el Ministerio de Educación incorporó en el currículo la asignatura de Lengua Indígena, con la finalidad de que los niños y niñas de pueblos originarios puedan comunicarse en las cuatro lenguas originarias con vitalidad lingüística (aymara, quechua, mapuzungún y rapa nui), posibilitando de esa forma el conocimiento y valoración de su propia cultura.

Desde 1998 a la fecha se ha avanzado. Hoy contamos con 1.350 escuelas que implementan la asignatura de Lengua Indígena, y otras mil han incorporado acciones interculturales en su Plan de Mejoramiento Educativo.

Contexto intercultural

Desde 2015 en la Agencia de Calidad de la Educación hemos realizado una serie de jornadas con directores, sostenedores, profesores y autoridades con el fin de compartir experiencias en el ámbito de la interculturalidad, la ruralidad y la inmigración, como forma de comprender y aprender de las experiencias de cada escuela.

Una de las jornadas de interculturalidad se realizó el año pasado en La Araucanía, donde los distintos actores compartieron las prácticas que estaban llevando a cabo para poder avanzar, tanto en cultura mapuche como en la enseñanza del idioma.

Dentro de las prácticas que se han implementado es primordial el compromiso que han tenido directores y sostenedores, lo que ha implicado no solo la disponibilidad de recursos económicos y materiales específicos para este fin, sino también espacios para que profesores de origen mapuche enseñen su lengua y den a conocer su cultura a quienes la desconocen. Junto a esto han sido capaces de mirar el currículo con el fin de poder incorporar transversalmente en las asignaturas lo intercultural.

Todo esto se ha visto reflejado en la sala de clases. Hoy existen 1.200 educadores tradicionales, que son un agente educativo reconocido al interior de los pueblos originarios y validado por sus comunidades. Su rol docente de mediador y/o facilitador intercultural lo desempeña al interior de las salas de clases, en donde imparte la asignatura, talleres en interculturalidad, revitalización y/o bilingüismo.

Además de tener 1.350 escuelas que ya cuentan con educadores tradicionales, hay establecimientos que han ido realizando adecuaciones curriculares que buscan profundizar en el conocimiento de los pueblos originarios. Por ejemplo, mostrando al pueblo mapuche más allá del conocimiento folclórico, acciones concretas como la recolección y conocimiento de hierbas medicinales; la realización de talleres de telar y el tejido de símbolos propios de la cultura; como también preparar disertaciones respecto a la medicina mapuche o las autoridades de la comunidad mapuche.

Esta fecha también es fundamental para las escuelas, pues la celebración del We Tripantu logra involucrar a toda la comunidad educativa en actividades como juegos, vestimenta, alimentación y trabajo académico.

Tareas pendientes

Sin embargo, avanzar en una educación intercultural no está libre de obstáculos. En el día a día de las escuelas, muchas veces la interculturalidad es considerada como una asignatura más, debido a una organización del tiempo inadecuada para el trabajo colaborativo e integrado, además de las pocas horas que se le asignan en las escuelas al educador tradicional.

En ese sentido, docentes y directores explican que falta capacitación para el dominio en lengua mapuche, pero que además el mapuzungún es complejo por su fonética y porque es una lengua asociada a conceptos.

También hay dificultades que van más allá de la escuela. Los efectos de la invisibilización de la cultura mapuche en el aprendizaje sumados a las prácticas de discriminación por parte de nuestra sociedad, se reflejan en la visión que tienen muchos de los padres y abuelos de los estudiantes de hoy respecto de la identidad del pueblo mapuche, por lo que se oponen a la enseñanza de esta lengua en el establecimiento, en tanto usa tiempo que podría destinarse a contenidos de la cultura oficial.

Para superar esta barrera, las escuelas han ido involucrando a toda la comunidad para que todos se sientan parte de la cultura mapuche, pero también como todos los establecimientos educacionales, hoy tienen un espacio privilegiado de convivencia, que permite desarrollar la multiculturalidad, referida al diálogo horizontal y la interacción respetuosa entre distintas culturas, que busca alcanzar una relación armónica en el plano del reconocimiento y consideración entre personas diferentes.