Trigger

Día de la educación rural: experiencias exitosas fuera de la ciudad

10 de abril de 2018

En el marco de la conmemoración del día de la educación rural, Agenda Calidad, nuestro programa radial, dedicó el capítulo del sábado 7 de abril a compartir con los auditores la experiencia de la Escuela Lidia Matte Hurtado, establecimiento que recibe a aproximadamente a doscientos estudiantes en Santa Victoria de Mallarauco, localidad ubicada a 36 kilómetros de Melipilla.

Su directora, María Rosa Flores, conversó con la periodista Marcela Soto y el jefe de la División de Evaluación y Orientación de Desempeño (DEOD), Alejandro Hidalgo, sobre el trabajo en la escuela, sus avances y los desafíos del sistema escolar con las escuelas rurales en nuestro país.

“Tenemos alumnos que viajan desde Melipilla y otros lugares aún más alejados. Contamos con un bus de acercamiento que recorre todos los sectores; pasa por Callejón El Olivo, Villa El Campesino, El Bollenar, llega hasta Santa Teresa, Santa Elisa, etc.”, contó la directora junto con manifestar su satisfacción porque pese a la distancia, la asistencia ha sido muy buena. “En marzo tuvimos un 95,5 % de asistencia en educación básica, 100 % en el kínder y un 82 % en pre kínder”, aseguró.

Según comentó Flores, durante los últimos 16 años los avances de la escuela han sido paulatinos, pero notorios, lo que refuerza la idea que de que la mejora no es inmediata, sino que un trabajo diario y perseverante. “Ha habido una mejora en la matrícula, no tenemos deserción escolar, hay una muy buena convivencia entre estudiantes y un alto compromiso de parte de los docentes quienes incluso van a visitar a sus alumnos cuando están enfermos, aunque sus casas queden lejos”, contó.

Otro de los puntos destacados por la directora fue el compromiso de los padres en la educación de sus hijos. Al respecto, aseguró que la familia es incorporada en todas las actividades que se realizan en el colegio, manifestando con orgullo que si bien la distancia es grande, padres y madres llegan hasta el establecimiento para participar junto a los alumnos.

Para María Rosa Flores, el hecho de que la escuela esté ubicada lejos de la zona urbana –lo que la convierte en un espacio donde niños y profesores pasan la mayor parte del día– vuelve necesario que sea acogedora y una suerte de “segunda casa” para todos. Por esta razón una de las preocupaciones fundamentales es mantener una buena convivencia. “El respeto es la base fundamental de nuestro establecimiento. Allá somos todos iguales: niños, auxiliares, profesores, directora y apoderados porque todos somos importantes y si alguno falla, el engranaje no funcionará como corresponde”, dijo en Agenda Calidad.

Con respecto de cómo alcanzar las buenas prácticas escolares, Alejandro Hidalgo afirmó que “una de las claves es tener altas expectativas, es decir, si creemos que en el sector rural las expectativas deben ser menores, estamos mal. También es imprescindible el desarrollo de estrategias novedosas, valorar la opinión de los estudiantes, la interacción con ellos en la sala de clases y poner el foco en los aprendizajes”.

Sobre lo último, el jefe de la DEOD sostuvo que de eso se trata la igualdad de oportunidades y que durante el trabajo que ha hecho la Agencia visitando escuelas, “nos hemos dado cuenta de que hay diferencias y muchas veces les ha ido mejor a los colegios rurales que a los urbanos”.

“Debemos darle aún más importancia a la educación rural y ahí está el desafío. Cuando uno pone el ejercicio de la belleza en lo que está haciendo, el trabajo se pone en un sitial distinto y ahí, los profesores, directores y la comunidad empiezan a ver que esto no es solamente un trabajo, sino que una misión y algo que tiene mucho sentido”, manifestó Alejandro Hidalgo.

Puedes escuchar el programa haciendo clic AQUÍ.