Trigger

Cuatro mil establecimientos finalizaron etapa de diagnóstico de Evaluación Progresiva 2017

30 de mayo de 2017

Con la participación de 3.962 establecimientos educacionales de todo el país, un 64% del total inscrito, finalizó el pasado 19 de mayo la etapa de diagnóstico del ciclo 2017 de Evaluación Progresiva, herramienta que permite a los colegios medir la comprensión lectora de sus estudiantes de 2° básico.

Conocer de manera oportuna cómo avanzan los niños y niñas en el desarrollo de sus habilidades lectoras y desde ahí tomar decisiones para potenciar el trabajo en el aula es parte del objetivo de este dispositivo que, a un año de su puesta en marcha, ya tiene registrados 5.141 establecimientos inscritos de manera voluntaria.

“Evaluación Progresiva es mucho más que una prueba, es un sistema de apoyo para la toma de decisiones pedagógicas, para que todos podamos transitar desde la preocupación a la ocupación, y trabajar en la mejora de los aprendizajes”, afirmó Carlos Henríquez, Secretario Ejecutivo de la Agencia de Calidad.

Norte, Centro y Sur de Chile dicen ¡presente!

Los colegios que completaron la primera etapa de Evaluación Progresiva pertenecen a todas las regiones del país. Si bien la mayoría es de la Región Metropolitana -casi mil quinientos- también es destacable mencionar que participaron escuelas de ciudades de zonas extremas, desde Arica a la Región de Magallanes y de la Antártica chilena.

La Escuela Vertiente del Saber de Pica, Región de Tarapacá, es una de ellas. Su director, Nelson Cabezas, menciona que sumarse a Evaluación Progresiva fue “una gran oportunidad para los alumnos”, pues “contar con esta herramienta y poder monitorear los avances es muy positivo”.

Para Cabezas, la experiencia de trabajar con esta plataforma ha sido sumamente enriquecedora, ya que según afirma, “el sistema que tiene Evaluación Progresiva como instrumento es muy bueno y lo mismo pasa con la retroalimentación que nos llega en un corto plazo. Eso nos permite ver inmediatamente las debilidades que existen en los aprendizajes de los niños y elaborar un plan para fortalecer la práctica de los docentes”.

En Santiago, la Escuela Particular Marques de Ovando de la comuna de Pedro Aguirre Cerda es otro de los establecimientos que está usando esta herramienta. Al respecto, el director del colegio, Julio Zúñiga, comenta que es “gracias a instancias como esta se puede saber cómo nos encontramos en relación a otros colegios en similares condiciones”.

Según cuenta Zúñiga, trabajar con esta evaluación ha traído beneficios para la escuela porque se trata de un “proceso rápido donde siempre se concluyen cosas nuevas y nos permite prepararnos como equipo y trabajar de manera colaborativa”.

En el extremo sur, el Liceo Donald Mc Intyre Griffiths de Puerto Williams –reconocido por ser el liceo más austral del mundo– es parte de los setenta y cuatro establecimientos de la Macrozona Austral que concluyeron la etapa de diagnóstico. Acerca de la experiencia la directora, Roxana Murgan, cuenta que la herramienta “entrega una buena oportunidad para detectar inmediatamente las dificultades que tienen los alumnos en lectura dentro del primer semestre y poder intervenir de buena forma”, destacando entre sus virtudes que “es muy expedita. Los niños aplicaron la prueba, se ingresó a la plataforma y los resultados estuvieron de inmediato”.

Para los tres directivos, la aplicación de este instrumento contribuye en el trabajo docente, pues aseguran que es a través de este donde pueden observar el avance de los niños y tomar decisiones para el trabajo futuro.

La segunda ventana de aplicación de Evaluación Progresiva se abrirá el próximo 5 de junio y tiene como objetivo monitorear el desarrollo de las habilidades de comprensión de lectura y evidenciar el nivel de aprendizaje en el que se encuentra cada estudiante.

A los directores y directoras que aún no participan de Evaluación Progresiva, los invitamos a inscribirse aquí.