Trigger

Agencia de Calidad entrega resultados educativos 2015 de 8° básico y II medio

7 de junio de 2016

La baja que han experimentado estos resultados se da principalmente en los hombres de los grupos socioeconómicos (GSE) altos, donde por primera vez pierden la ventaja y terminan ubicándose por debajo de las mujeres del grupo medio alto, llegando prácticamente al grupo medio.

 Junto a la ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Claudia Pascual; la subsecretaria de Educación, Valentina Quiroga y autoridades del Sistema de Aseguramiento de la Calidad (SAC), el Secretario Ejecutivo de la Agencia de Calidad, Carlos Henríquez, dio a conocer los Resultados Educativos 2015 de las pruebas de aprendizaje Simce y los Indicadores de desarrollo personal y social de los estudiantes de 8° básico y II medio.

En la oportunidad, Henríquez destacó que “en la última década hemos avanzado en educación media pero tenemos una tarea urgente y sustantiva. Debemos poner foco en media, priorizar lectura e igualar los aprendizajes entre hombres y mujeres”.

 

Indicadores de Desarrollo Personal y Social: Fortalecer la autoestima

Carlos Henríquez explicó que en los Indicadores de desarrollo personal y social, cuya información se obtiene de cuestionarios aplicados a estudiantes, apoderados y profesores, existen buenas noticias en Participación y formación ciudadana, pero aún quedan tareas pendientes con Autoestima académica y Hábitos de vida saludable.

En Participación y formación ciudadana, tanto en 8° básico como en II medio, la mayoría de las respuestas de estudiantes y apoderados se encuentra en un nivel alto (61% y 53%, respectivamente). “Esto quiere decir que los estudiantes y apoderados declaran haber tenido una alta participación en las actividades recreativas, deportivas, culturales y de ayuda que organiza el establecimiento. Además, los estudiantes señalan que en su colegio se promueve fuertemente la expresión de ideas y opiniones, y muestran un alto nivel de identificación y compromiso con su escuela”, subrayó.

En el indicador Clima de convivencia escolar, el 50% de los estudiantes de 8° básico y el 49% de II medio considera que en sus colegios es alto. “Esto es muy importante, porque si bien la convivencia es importante por sí misma, también el buen trato y el respeto son vitales para que los estudiantes aprendan más y mejor”, dijo Henríquez.

El Secretario Ejecutivo de la Agencia de Calidad explicó que en el ámbito de la Autoestima académica y la motivación escolar tenemos un trabajo pendiente. En este indicador se les pregunta a los estudiantes por su satisfacción con las notas obtenidas, por su perseverancia en relación a las tareas o trabajos que se les encomiendan y por su capacidad de aprender lo que sus profesores les enseñan en clases, entre otros. Tanto en 8° básico como en II medio, la mayoría de las respuestas de los estudiantes (61% y 56%, respectivamente) se encuentra en un nivel medio.

Lo mismo ocurre con los Hábitos de vida saludable, donde tanto en 8° básico como en II medio, las respuestas de los estudiantes se encuentran en un nivel medio (75% y 78%, respectivamente).

 

Resultados Simce

En las pruebas de aprendizaje de Matemática, los resultados demostraron que en la última década (2004-2015) en 8° básico, existe un aumento de 10 puntos. Sin embargo, hay una estabilidad de resultados entre 2013 y 2015, lo que implica la necesidad de implementar nuevas políticas para poder seguir avanzando.

En II medio, al considerar el período 2003-2015, se observa un aumento de 16 puntos. Sin embargo, al igual que en 8° básico, existe una estabilidad de resultados entre 2012 y 2015, por lo que también se requieren nuevas medidas para este nivel.

Con los resultados de Lectura en II medio, Henríquez se mostró “preocupado debido a la baja que han tenido los hombres en la última década”. El puntaje promedio de 2015 es de 247 puntos, lo que refleja una disminución estadísticamente significativa de 5 puntos respecto de la medición anterior.

Considerando el período 2003-2015, se observa una disminución de 6 puntos a nivel nacional, asociada principalmente a una baja de 12 puntos en los resultados de los hombres.

 

Brechas socioeconómicas persisten mientras que las de género disminuyen

Dentro de los factores que más inciden en los resultados están las brechas socioeconómicas y de género entre los establecimientos.

 

Matemática

En esta área la brecha de género se ha mantenido estable en la última década en 8° básico levemente a favor de los hombres (6 puntos). Sin embargo, es destacable el aumento del puntaje de las mujeres (hombres aumentan 9 puntos, mujeres 11 puntos).

En II medio, disminuye la brecha de resultados entre hombres y mujeres (la brecha en 2003 era de 8 puntos y, en 2015, de 2 puntos), debido a una mejora de los resultados de las mujeres y a una baja significativa de los resultados de los hombres desde 2013.

“Todos y todas hemos sido educados desde nuestros primeros años, de la reproducción de estereotipos y expectativas, sobre lo que puede hacer bien un niño o una niña, que tiene mucho más que ver con aspectos culturales que con las capacidades individuales, como que las mujeres no somos buenas para las matemáticas. El resultado de esto lo ratifica y para eso trabajaremos conjuntamente con la Agencia”, declaró la Secretaria de Estado del Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, Claudia Pascual.

En cuanto a las diferencias socioeconómicas, existe una brecha amplia y persistente en la última década, especialmente en la educación media, donde llega hasta los 110 puntos entre los GSE altos y los más vulnerables.

 

Lectura: el talón de Aquiles

En el caso de Lectura, la diferencia de resultados de establecimientos del GSE alto y bajo es de 49 puntos en 8° básico y de 57 puntos en II medio, brechas significativamente menores a las existentes en Matemática.

Además, en la última década, en II medio existe una reducción de la brecha socioeconómica de 22 puntos entre los GSE alto y bajo, pero esto no es lo que uno espera, pues esta reducción se debe a una baja pronunciada en los resultados de los grupos alto y medio y no a un aumento de los resultados de los sectores más vulnerables.

En este sentido el Secretario Ejecutivo de la Agencia de Calidad destacó que “en Lectura la desventaja de ser hombre, supera a la ventaja de pertenecer a un grupo con más recursos (GSE alto). Los estudiantes están leyendo poco, ni siquiera con el propósito de entretenerse, especialmente los hombres (Fuente: Cuestionarios de Calidad y Contexto, jóvenes II medio, Agencia de Calidad, 2015). La baja en Lectura es preocupante, ya que es una tendencia que impacta en el proceso de aprendizaje en general”.

Agregó que “esto nos indica que mejorar los resultados es una tarea del país y que ningún colegio se puede quedar sin hacer nada. Hoy tenemos resultados en los grupos altos que nos sorprenden y que esperamos se comiencen a revertir. Los establecimientos más aventajados tienen que reflexionar sobre qué ha pasado y comenzar a tomar acciones para mejorar”.

La Subsecretaria de Educación, Valentina Quiroga, hizo hincapié en que “el Gobierno está desarrollando un Plan Nacional de Lectura, donde participa el Ministerio de Educación, el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, el Ministerio de Desarrollo Social, la DIBAM, entre otras entidades, justamente para fomentar la lectura en toda la población”. Y a ello agregó: “Existe una motivación bien distinta entre hombres y mujeres por la lectura a nivel de enseñanza media, por lo tanto aquí el factor familiar es muy importante. Desde los establecimientos educacionales debemos trabajar para incentivar la motivación”.

 

Desafíos futuros

El Secretario Ejecutivo de la Agencia de Calidad explicó que “como país necesitamos hacernos cargo de estos resultados. Tenemos un diagnóstico y una Reforma en marcha que permiten ir por más”.

 

Es en ese sentido, explicó, que desde la Agencia se han identificado tres focos en los cuales es necesario concentrar las acciones:

– Urgencia de priorizar políticas activas y recursos de apoyo para la educación media.

– Potenciar aprendizajes para superar las brechas de género al interior del aula, especialmente para los hombres en Lectura.

– Acciones para mejorar los hábitos de vida saludable y su valoración por parte de los estudiantes.