Trigger

Colegios mixtos, ¿un factor positivo para la calidad en la educación?

23 de mayo de 2017

A través de la experiencia de dos establecimientos educacionales, el programa radial de la Agencia dedicó el capítulo del sábado 20 de mayo a reflexionar acerca del traspaso de establecimientos de mujeres u hombres a mixtos, realidad cada vez más común en el sistema y que para muchos es totalmente necesaria.

En los últimos tres años el número de establecimientos mixtos en Chile ha aumentado, dejando a los colegios mono-genéricos con una representación del 4,14% de la matrícula total, fenómeno que para algunos expertos significaría su desaparición paulatina del sistema.

Para reflexionar sobre este tema, Agenda Calidad habló de la experiencia del Instituto Alonso de Ercilla de Santiago y del Liceo Técnico de Valparaíso, dos instituciones representadas a través de Jorge Rodríguez, vicerrector del colegio capitalino, y Mario Díaz, director del establecimiento porteño, ambos protagonistas de este proceso.

Respecto del colegio Alonso de Ercilla, que en 2006 abrió sus puertas a las niñas, Jorge Rodríguez dijo que el proceso se concretó luego de tres años de una enriquecedora discusión que involucró a toda la comunidad educativa y que tuvo que ver con varios objetivos, siendo uno de los más importantes el “fomentar las habilidades sociales de los niños” con actividades como la danza, el teatro y otras, donde “deben comprometerse ambos géneros”.

Por su parte, Mario Díaz dijo que el traspaso a mixto del Liceo Técnico de Valparaíso se llevó a cabo hace un par de años luego de recibir solo a mujeres desde su fundación en 1897. “Costó mucho plasmar dentro del equipo docente la idea de que siendo un liceo público tenía que abrirse a la inclusión. Sentimos que teníamos un compromiso con la ciudad en el sentido de abrir las puertas y dejar de ser un liceo mono-genérico”, aseguró.

Ambos directivos comentaron que la transición involucró un trabajo que entre otras cosas, tuvo relación con la capacitación de los profesores, muchos de ellos reticentes al cambio debido a la fuerte carga de la tradición. El cambio, sostuvieron, fue impulsado en gran parte por los docentes jóvenes que se sumaron a los planteles.

Cambiar para mejorar

El aumento sustantivo en la matrícula en el caso del liceo porteño y el apoyo e involucramiento absoluto de familias y profesores en el colegio santiaguino, fueron solo algunos avances que reportaron ambos entrevistados, quienes destacaron que lo principal del cambio es entender que este no es solo pensar en que las niñas llegarán a ocupar el espacio de los niños (o viceversa), sino internalizar el concepto de integración entre ambos sexos.

En la Agencia somos partidarios de los espacios mixtos donde niños y niñas se desarrollen plenamente y donde se promuevan todas las capacidades dentro de un espacio equitativo, simétrico y sin discriminación”, afirmó el Secretario Ejecutivo de la Agencia de Calidad, Carlos Henríquez, junto con recalcar la importancia de la conversación y empoderamiento de todos los actores de la comunidad educativa en conversaciones como estas.

“La participación marca la diferencia”, afirmó Henríquez sin dejar de lado otros factores de importancia, como el tener altas expectativas frente al cambio e intencionalidad pedagógica. “No es solo estar juntos, sino también buscar un desarrollo más armónico, dentro de espacios inclusivos que valoren la diversidad”.

Puedes escuchar el programa completo haciendo clic AQUÍ.