Trigger

“Un buen profesor marca la diferencia en los estudiantes”

29 de junio de 2017

Instalar conversaciones pedagógicas y destacar los roles del profesor y del trabajo en equipo para lograr una mejora en los aprendizajes de los estudiantes, fueron algunos de los temas tratados por el Secretario Ejecutivo de la Agencia de Calidad de la Educación, Carlos Henríquez, durante su encuentro con integrantes de la Red Educativa Vicentina (REVIC).

La actividad, desarrollada el martes 27 de junio en el colegio Santa Familia de Santiago, contó con la participación de equipos directivos y docentes de cinco de los nueve establecimientos que posee REVIC a nivel nacional, quienes tuvieron la oportunidad de dialogar en torno a los desafíos de la educación en el siglo XXI, además de conocer más a fondo la labor que realiza la Agencia de Calidad y las diversas herramientas que hoy ponen a disposición de todos los establecimientos chilenos.

“Hay una responsabilidad ética y moral en el tema de la educación, en donde todos debemos y podemos mejorar”, afirmó Henríquez, subrayando que en el camino por ampliar la mirada de calidad es fundamental comprender la importancia de los docentes, cuya labor no solo tiene relación con la puesta en marcha de estrategias pedagógicas, sino que también con el proceso de aprendizaje de niños, niñas y jóvenes.

Al respecto, dijo que “un buen profesor marca la diferencia en los estudiantes” y por eso, añadió, hay que relevar la importancia del docente como uno de los protagonistas del mejoramiento, pero no como el único artífice de los cambios. “La calidad en la educación no es tarea de un solo profesor, sino que la de un conjunto de docentes que sean capaces de sacar lo mejor de nuestros estudiantes”, manifestó.

Los estudiantes al centro de la mejora

“El desafío no es tener solo diez, treinta o cien buenos colegios. La gran tarea es trabajar para tener doce mil buenos colegios en Chile”, enfatizó Carlos Henríquez quien además afirmó que “la tarea está en cómo compartir, mirar y sobre todo mirarse porque las buenas experiencias pueden estar incluso dentro de sus colegios, en varias salas de clases”.

Con respecto a las herramientas impulsadas por la Agencia como Evaluación Progresiva y Evaluación Formativa, el Secretario Ejecutivo comentó que  “ya no solo vemos resultados, sino que ahora podemos conversar con los colegios acerca de procesos”, y manifestó que la retroalimentación que como institución hemos recibido al respecto, es satisfactoria, pues aseguró que no ligar estos dispositivos a lo obligatorio, los puntajes ni los rankings, ha sido la mejor decisión.

“De los 7.200 colegios que tienen 2° básico, cinco mil está participando en Evaluación Progresiva y eso es un gran avance”, dijo Henríquez, recalcando la necesidad de poner a los estudiantes al centro del diálogo por la calidad, donde no solo importe su rendimiento en Lenguaje y Matemática, sino que también estén comprometidos en ese diálogo, sus sueños, inquietudes y el desarrollo de sus habilidades.