Trigger

Belén Educa y la experiencia cultural: un aporte a la educación integral de calidad

20 de agosto de 2018

Desde 2015 la fundación Belén Educa mantiene un programa cultural de actividades extraprogramáticas, el que complementa el currículo al potenciar y desarrollar los conocimientos y experiencias de los estudiantes que asisten a los colegios que pertenecen a dicha institución.

El año 2015, las áreas académica y de relaciones institucionales de Belén Educa desarrollaron actividades extraprogramáticas que tenían por finalidad servir como un soporte metodológico para el currículo escolar. Para lograr este objetivo, generaron alianzas con diversas instituciones culturales, para que los estudiantes accedieran a más de 30 mil salidas pedagógicas en cuatro años que permitieran enriquecer su bagaje cultural.

Este programa busca, además, fortalecer el desarrollo integral de los estudiantes de prekínder a IV medio con experiencias enriquecedoras en términos académicos, artísticos, científicos y deportivos. Todos los cursos tienen experiencias culturales significativas de acuerdo con su nivel de desarrollo.

Juan Enrique Guarachi, director ejecutivo de la fundación, explica que “ir a un museo, tener una experiencia artística o deportiva, agrega un valor importante a su manera [la de los estudiantes] de mirar las cosas”.  Agrega que “es muy importante el encuentro con el profesor y sus compañeros en la sala de clases, pero las actividades culturales, vistas como elementos pedagógicos, engrandecen el alma. Permite abrir el radar, el mundo de oportunidades, porque me encuentro con otros. La cultura permite incrementar algo que es fundamental, especialmente en los sectores vulnerables. Lo propio de la cultura es lo más central de la humanidad, va muy relacionado con lo humano, la comunicación, el lenguaje, el arte y la música. Cuando privas a jóvenes y niños de experiencias culturales los estás privando de desarrollo humano, de oportunidades de vida y de dignidad”.

Cultura para los aprendizajes

Carmen Cisternas, directora de Relaciones Institucionales de Belén Educa y responsable del programa cultural, explica que esto no es solo una actividad de esparcimiento, ya que las experiencias que aquí se realizan están conectadas con el currículo académico. “Tienen un antes, un durante y un después: se prepara al alumno antes de la experiencia y se le entrega herramientas para que sea fructífero, desde lo emocional y lo cognitivo”, indica.

Para la fundación, expandir el capital cultural de los estudiantes tiene un gran impacto en otros ámbitos, como en los de la convivencia escolar y de autoestima académica. “El ser humano necesita relacionarse con otros, tener otras experiencias, esto lo ayuda a convivir mejor. Ver la diversidad del mundo, aprender a convivir con ella y aceptar mejor la propia individualidad.  Agrega que un niño con experiencias culturales mejora su autoestima porque se conoce a sí mismo en relación a otros. Al valorar expresiones artísticas, aprende a valorar la historia y a darse cuenta de que debe ser un aporte a tu mundo”.