Trigger

Aprendiendo a programar en verano

25 de febrero de 2019

Debido al interés que la tecnología despierta entre los niños y jóvenes, en el último tiempo ha aparecido una serie de iniciativas destinadas a acercarlos a esta, así como a enseñarles las bases para que en un futuro puedan convertirla en una herramienta para su desarrollo personal y laboral.

De acuerdo al estudio Uso de tecnologías en estudiantes chilenos de II medio, de la Agencia, un 77 % de los estudiantes de II medio cuenta con acceso a internet desde su celular, y un 46 % se siente desconectado del mundo sin su equipo. Estos datos reflejan la integración de estas tecnologías en su vida diaria, y plantean el desafío de generar espacios donde los niños y jóvenes puedan pasar de ser usuarios a convertirse en protagonistas.

Con 113 talleres realizados, School of Tech busca apoyar a los futuros programadores. La Escuela Padre Hurtado de Renca fue el escenario del taller “Yo Programo”, realizado en agosto de 2018 y donde un grupo de estudiantes conoció por primera vez el lenguaje del código. La principal característica de esta escuela es que trabaja en la reinserción educativa de niños y adolescentes de alta vulnerabilidad. En enero de este año se realizó el Summer Camp 2019, donde los participantes pudieron aprovechar sus vacaciones para aprender a programar, partiendo desde cero.

“Con el taller Yo programo tuve mi primer acercamiento real a la tecnología; solo tenía un computador, pero nunca hice nada con programas y mucho menos con códigos de programación”, cuenta Derian Hernández, estudiante de octavo básico del establecimiento. “Siempre supe que me gustaba lo relacionado con la tecnología, entonces cuando School of Tech llegó a la escuela, me di cuenta de que era una buena oportunidad para mí, me motivé enseguida a aprender y aprovechar al máximo sus talleres”, añade.

A sus 17 años, y por su buen rendimiento en el taller, se convirtió en monitor del Summer Camp 2019. “Vimos que él era muy motivado, avanzaba rápido, que tenía habilidades y mucha tolerancia a la frustración, porque este es un lenguaje difícil de aprender. Por eso no quisimos dejarlo y continuamos preparándolo una vez terminado el taller”, comenta Erick Riquelme, instructor de School of Tech.

Para Derian significó un hito personal muy importante. “Cuando me invitaron me sentí muy emocionado, ya que podría aprender más y además enseñar lo que he aprendido. Nunca pensé que haría clases y me gustó mucho, ahora incluso pienso que podría dedicarme a enseñar programación”, señala.

Programar para el futuro

Además de participar en el Summer Camp, Derian participó en el programa “1000 Programadores” de Sence, proyecto que entregaba la oportunidad de estudiar, sin costo, el curso de Analista desarrollador de aplicaciones web, instancia en la que contó con el apoyo de Erick y School of Tech.

A fines de febrero Derian rendirá la última prueba para completar este curso. Sus planes a futuro son completar su enseñanza media y prepararse para estudiar una carrera relacionada con la tecnología, y luego formar su propia empresa.

Bárbara Veyl, Directora Ejecutiva de School of Tech, señala que “hoy contar con habilidades digitales es imprescindible para los niños y jóvenes que enfrentarán un futuro laboral completamente diferente al actual; como sociedad tenemos un deber ético de entregar las herramientas para que los niños se desarrollen en forma transversal y no solo los que tienen acceso. Cuando vemos las enormes brechas que existen entre niños de colegios o escuelas más vulnerables y el resto de la población, reafirmamos nuestro compromiso de aportar para que Chile dé un salto en esta materia”.