Trigger

Aprendamos a través del trabajo colaborativo

29 de noviembre de 2017

Colaborar es mejor que competir. Esa es una de las conclusiones más importantes que arrojó el último estudio PISA Colaborativo y cuyos resultados fueron comentados durante el 25 de noviembre durante el programa radial de la Agencia junto Rodrigo Quintanilla, profesor de Educación Física y director técnico de la selección nacional femenina de jóquey patín, Las Marcianitas.

Sobre la evaluación, realizada a estudiantes de quince años y donde se midió el nivel de resolución de problemas en equipo, el Secretario Ejecutivo de la Agencia de Calidad, Carlos Henríquez, mencionó que gracias al sistema educativo en general, es decir, a padres y apoderados, profesores y directores, “hemos dado un giro en el sistema educativo más hacia el derecho y la colaboración”, dejando así de lado, y de manera progresiva, la competencia.

Para Henríquez, estudios como estos son “una señal de mirada amplia”, pues ya no solo se pone foco en los resultados de Lenguaje o Matemática, sino que también en indicadores como el trabajo colaborativo, algo que según la autoridad es bueno porque nos permite hacer mejor las cosas.

“Estamos hablando de cuando dos o más personas se unen para tratar de resolver un problema. Esta es una habilidad del siglo XXI, algo que quizás hemos trabajado poco y no solo en el sistema escolar, sino como sociedad”. En ese sentido dijo que un primer acercamiento ocurre cuando los colegios marcan la diferencia tanto o más en esto que en las habilidades cognitivas, ya que después de todo, “el trabajo en equipo se aprende en la escuela”.

En palabras de Carlos Henríquez, con este primer monitoreo sobre cómo los estudiantes chilenos se enfrentan al trabajo colaborativo, la Agencia “está dando una señal de calidad con esta mirada mucho más amplia”, y agregó que “lo bueno es que pudimos observar buenos indicios en nuestros estudiantes, como por ejemplo que la mayoría prefiere trabajar en equipo”.

Las Marcianitas: un ejemplo de trabajo en equipo

En 2006, la selección nacional femenina de jóquey patín, grupo de jóvenes conocido como Las Marcianitas, consiguió registrarse en la historia del deporte en Chile como las primera campeonas mundiales de la disciplina tras alzar la copa del triunfo en el Gimnasio Olímpico de la comuna de San Miguel.

Las dirigidas por el profesor Rodrigo Hermosilla, han sabido sortear diversos obstáculos y mantenerse como un grupo fuerte y consolidado, algo que para su director técnico es esencial para conseguir resultados positivos, tanto dentro como fuera de la cancha.

“El liderazgo de los entrenadores es fundamental para que el grupo transite por un camino común”, afirmó además de mencionar que “siempre hay que plantearse valores súper claros para formar un equipo sólido”, entre los que destacó el respeto, puntualidad, empatía, disciplina, tolerancia, buena convivencia y solidaridad, entre otros.

Según mencionó Quintanilla a Agenda Calidad, el rol de los adultos -en este caso del director técnico, pero también incluyó a profesores y padres- es saber de qué manera es más apropiado trabajar con los niños, niñas y jóvenes. Así, agregó, es posible conformar equipos de trabajo donde cada uno de sus integrantes tenga una tarea determinada, identificar a los líderes y a otros participantes de la dinámica, permitir el desarrollo de cada uno y entregar la confianza necesaria para que cada uno se desenvuelva libremente dentro de su entorno. “Cada uno de los miembros de un equipo es importante”, subrayó.

Puedes escuchar el programa completo haciendo clic AQUÍ.