Trigger

El amor por la lectura se vive en la escuela Carlos Condell De La Haza de Arica

14 de agosto de 2018

En el extremo norte de Chile, a 18 kilómetros al norte de Arica, y en un camino paralelo a la ruta internacional a Bolivia, se ubica la escuela Carlos Condell De La Haza, establecimiento rural que destaca por la implementación de estrategias que les han traído buenos resultados en lectura, las que recogimos a propósito de la entrega del Estudio Nacional de Lectura 2° básico del pasado 2 de agosto.

La escuela realiza distintas actividades que tienen como objetivo motivar e incentivar a los estudiantes con acciones concretas que permiten el aprendizaje, algo que luego es monitoreado por los profesores, quienes observan los progresos y plantean nuevos desafíos. Gracias a la instauración de un plan lector que allí se lleva a cabo desde educación parvularia, los niños más pequeños tienen la posibilidad de tomar contacto con la lectura a través de actividades como los cuentacuentos, los juegos vocales y el teatro de títeres.

Nicolás Montecinos, director del establecimiento, contó que el trabajo en lectura “comienza en pre kínder con el proceso de lateralidad (dominio de ambos lados del cuerpo); luego conocen las vocales; y después en 1° básico trabajan la articulación de las palabras. En ese momento los profesores trabajan con los fonemas” y observan cómo este proceso incide en la emoción de los estudiantes.

Además, la escuela potencia el trabajo de sus profesores con Evaluación Progresiva, herramienta que para Pamela Ramírez, profesora de 4° básico, significa “una retroalimentación para saber el nivel en el cual está cada uno de nuestros estudiantes. Es una guía para poder trabajar en base a los contenidos que están más débiles y poder nivelar así al curso”.

La lectura abre las puertas a la inclusión

Son 210 los estudiantes que llegan a clases desde distintas localidades de la Región de Arica y Parinacota e incluso de poblados de Perú y Bolivia, por lo que la escuela Carlos Condell De La Haza tiene un importante desafío con la inclusión, para lo cual la lectura es central.

La jefa de UTP, Gin Fernández, mencionó que las actividades lectoras que realizan se adecúan a las culturas de procedencia de los niños y desde ahí se abordan temas de conversación relacionados con mitos, leyendas, geografía y costumbres. Según comentó la docente, estas prácticas, además, potencian la personalidad y mejoran su autoestima, permiten que compartan entre ellos y disminuye la deserción escolar, considerando que se trata de estudiantes que trabajan con sus padres en los cultivos del valle, por lo que las posibilidades de abandonar la escuela son altas.

A estas experiencias se suman otras, como las lecturas en terreno (CRA itinerante), lecturas diarias, dirigidas y compartidas desde 1° básico, la creación de cuentos que se compilaron en un libro, la realización de obras de teatro, la creación de poemas y la elección de libros según el nivel y gusto de los niños y niñas, entre otras.

Para el director de la escuela, “cuando nuestros estudiantes ven que van creciendo, entendiendo y comunicándose mejor, se entusiasman y se enamoran de los libros”