Trigger

¿Qué hacer en vacaciones de invierno? ¡Aprender!

Comienza el descanso de invierno para miles de estudiantes a lo largo del país,  tiempo de hacer un alto en la actividad escolar y reponer energías. Pero las vacaciones no tienen que ser sinónimo solo de descanso, también puede ser una alternativa para promover aprendizajes de maneras más lúdicas.

Empiezan las vacaciones escolares y en paralelo aparece la oferta de actividades y panoramas para realizar en este tiempo libre. Padres y madres intentan hacer calzar tiempo y presupuesto para llenar la agenda de sus hijos por dos semanas, pero ¿es necesaria tanta actividad?

Los especialistas coinciden en que hay que aprovechar este tiempo para compartir y disfrutar principalmente en familia y lograr el descanso intelectual de los estudiantes, pero sin dejar de lado que las vacaciones son un buen espacio para promover nuevos aprendizajes.

“Pasar tiempo de calidad con nuestros niños no significa necesariamente pasar muchas horas con ellos y llenarlos de actividades; disfrutar al máximo juntos, el tiempo que tengamos disponible, puede ser suficiente. Potenciar actividades cotidianas y salir de la rutina, son buenas fórmulas para promover su aprendizaje”, señaló Carlos Henríquez, Secretario Ejecutivo de la Agencia de Calidad.

Otro tema en discusión a propósito de las vacaciones tiene relación con utilizar ese tiempo libre para el reforzamiento de materias, hacer tareas, etc. Para los especialistas lo importante es que los estudiantes puedan descansar de manera efectiva. La  clave está en aprovechar lo cotidiano para que el niño continúe aprendiendo en una estructura más libre.

Aprender haciendo, jugando y explorando

Este tiempo de descanso permite educar en un contexto de mayor libertad, desarrollar un proceso de aprendizaje continuo donde cada estímulo del entorno sea parte de un nuevo conocimiento.

Por ejemplo, realizar actividades al aire libre, disfrutar de una caminata, salir de paseo al cerro, a la playa, a la montaña o al campo, salir en familia a conocer nuevos lugares, visitar el zoológico, todo es una oportunidad de aprendizaje. También es importante perder el miedo a que los niños se aburran y pensar en este estado como la antesala a la creatividad, que los emplaza a buscar nuevos desafíos.

“Las vacaciones son un espacio ideal no solo para descansar, sino también para aprender cosas nuevas. Cuando hablamos de una educación de calidad no solo se compromete el aprendizaje de Lenguaje y Matemática; también hay otras instancias para lograr nuevos conocimientos y estos se pueden adquirir fuera de la sala de clases”, afirmó Henríquez.

Las actividades intelectuales no están limitadas al ámbito escolar. Siempre es posible realizar acciones que mantendrán a los estudiantes en situación de aprendizaje. La invitación es disfrutar estas vacaciones y hacer de ellas una instancia para adquirir experiencias significativas de manera menos estructurada.

Equilibrar el descanso y el estudio

El programa radial Agenda Calidad esta semana estuvo dedicado a este tema. En la instancia, la psicóloga infanto-juvenil Jade Ortiz, directora del Centro de Atención Psicológica de la Universidad de Santiago habló sobre la importancia de descansar durante las vacaciones de invierno, pero también sobre cómo no dejar de lado experiencias educativas en estas semanas. “Lo ideal es que los niños tengan sus tiempos de estudio y de recreación y ocio en las vacaciones. Más que trabajar contenidos específicos, es importante mantener algunas rutinas, pero sobre todo el compartir, disfrutar y generar espacios de conversación y actividades en familia”, señaló.

Escucha el programa completo AQUÍ.