Trigger

Resultados PISA y bienestar subjetivo, ¿son felices nuestros estudiantes?

El programa radial de la Agencia de Calidad analizó en su última edición los resultados del Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA) sobre bienestar subjetivo y la importancia para el proceso escolar de los estudiantes de un desarrollo emocional adecuado, apoyado por padres y docentes.

Esta semana, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) dio a conocer los resultados de Bienestar Subjetivo, una publicación de PISA 2015 basada en los cuestionarios de contexto, los que a su vez se encuentran relacionados con el desarrollo psicológico, cognitivo, social y físico de los estudiantes de quince años, así como con las capacidades que requieren para vivir una vida feliz y satisfactoria.

La psicóloga, Magíster en Educación y Doctora en Psicología, Neva Milicic fue la invitada a Agenda Calidad para reflexionar sobre el estudio mencionado y la realidad chilena. “Estoy muy contenta, porque por primera vez en una medición internacional se hace una evaluación del estado emocional, de las motivaciones e intereses de los estudiantes. Ya el Simce venía acercándose a esto al medir autoestima y clima escolar”, señaló la especialista.  En esta línea, Milicic destacó la importancia de contar con esta información, destacando que “hay evidencia clara en que el desarrollo emocional y el cognitivo no se encuentran en rieles paralelos. Un niño motivado e interesado rinde más”, y que “como expertos sabemos que el 25 % de los niños tiene problemas importantes en su desarrollo emocional, lo que dificulta su rendimiento”.

PISA 2015 tuvo como concepto principal de estudio la satisfacción, donde se preguntó a los estudiantes “¿qué tan satisfecho estás con todo lo que es tu vida actualmente?”. En una escala del 1 al 10, los escolares chilenos obtuvieron un promedio de 7,4, cifra similar al de los países OCDE (7,3), y muy inferior a lo observado en Latinoamérica (7,9).

“El desarrollo de las emociones no es el pariente pobre, sino que importa tanto como el desarrollo cognitivo”, señaló Carlos Henríquez, Secretario Ejecutivo de la Agencia, quien también instaló en el debate la importancia de reconocer que el desarrollo de nuestros niños y niñas es algo más amplio: “es el factor sicológico, intelectual, el de los valores y, por supuesto, el sicoemocional”, finalizó.

Al hablar del apoyo parental, la conversación fue clara en que si bien este no tiene un impacto en los resultados de aprendizaje, es fundamental para que los jóvenes sientan satisfacción con su vida y reciban una formación integral. “Los estudiantes que se sienten apoyados por sus padres declaran mayor bienestar. Sin duda, cuando los adultos significativos los apoyamos, eso marca una diferencia”, comentó Henríquez.

Otro punto abordado tuvo relación con los docentes y su rol para tener estudiantes, felices, satisfechos, contenidos y escuchados. “Cuando hay niños en dificultades se produce lo que llamo atribución cruzada de culpa, en que los padres culpan a los profesores y viceversa, y nadie se hace cago. Hay que poner al niño al centro, hacer una alianza entre todos y juntos sacar a ese estudiante adelante”, indicó la psicóloga.

El programa finalizó con la reflexión del Secretario Ejecutivo de la Agencia, quien señaló que “estos resultados nos reafirman la necesidad de tener una mirada amplia de calidad, no se trata solo de resultados en pruebas, sino también de la pertenencia a la comunidad, no solo de puntajes, sino de apoyo parental. La sensación de satisfacción suma y muestra una ruta para entregar una educación de calidad para todos y todas”.