Trigger

Liceo San Nicolás: innovaciones pedagógicas para mejores aprendizajes

En la comuna de San Nicolás, Región de Ñuble, se ubica el Liceo Polivalente San Nicolás, el que destaca en el sector por un innovador modelo educativo que lo ha llevado a posicionarse como uno de los mejores liceos públicos del país.

En el Liceo Polivalente San Nicolás las clases son distintas e innovadoras. Historia, Química y Ciencias Naturales se enseñan de una manera poco tradicional, ejemplo de ello es  el Rap del Salitre, iniciativa con la que el psicopedagogo Diego Acuña motivó a sus estudiantes a aprender.

Con una matrícula de 1.560 estudiantes, día a día llegan a sus aulas alumnos de distintas comunas de la Región de Ñuble atraídos por su sistema de enseñanza. Agrupaciones flexibles, aulas abiertas y plurilingüismo son algunas de las acciones que realizan en las salas de clases. “Para mí es un orgullo ser un profesor apasionado de lo que hace, de venir de una familia campesina a trabajar con niños del campo y abrirles todas las posibilidades que ellos puedan tener” explica Víctor Reyes, director del establecimiento.

Reestructuración de los niveles educativos

Uno de los principales sellos implementados por el colegio son las agrupaciones flexibles, que se realizan con estudiantes de entre 4° y 8° básico en las asignaturas de Lenguaje, Matemática, Ciencias, Historia e Inglés. La idea es conformar grupos de alumnos de acuerdo a sus niveles de aprendizaje, determinados por un instrumento diseñado por el liceo que se aplica periódicamente. De esa manera, dentro del año escolar los estudiantes pueden ir avanzando de nivel. Los cursos se separan en tres grupos: inicial, intermedio y avanzado.

Esta modalidad de enseñanza personalizada, donde cada estudiante trabaja de forma individual, requiere de más profesores y una disposición de la sala adecuada. La agrupación de los estudiantes se hace por ritmos de aprendizaje y, por lo general, en el nivel inicial los grupos son más pequeños debido a que requieren mayor apoyo.

Los grupos son dinámicos porque los estudiantes se movilizan en virtud de los resultados que se consignan en un informe con sus logros. También es posible que los estudiantes se mantengan en un nivel o deseen estar en otro, independiente de los resultados, por lo que en esos casos se permite el cambio o continuar en el nivel, previo acuerdo con el mentor, el apoderado y la firma de compromisos con el estudiante.

“Este establecimiento educacional ha logrado crear un modelo que es distinto e innovador, que creo que es patrimonio de la comuna, es patrimonio de la escuela y de quienes participaron en su creación, especialmente el director y todas las autoridades que apoyaron esta iniciativa. Hay que cuidarlo, y una manera de hacerlo, es promoviéndolo porque ha dado muy buenos resultados y, principalmente, porque les hace sentido” señaló, Gino Cortez, director de la Agencia de Calidad de la Educación Macrozona Centro Sur.

Aulas abiertas

El establecimiento también ha puesto a disposición de sus alumnos una serie de cursos, donde según sus talentos y habilidades pueden elegir. La oferta contempla Acondicionamiento Físico, Expresión Corporal y Artes. Estos cursos no son considerados una actividad extra programática, sino una materia más que es evaluada y cuyos resultados se incluyen en el ramo oficial más cercano a la disciplina.

Plurilingüismo

Otro de los sellos del Liceo San Nicolás es el plurilingüismo que ofrece a sus estudiantes, pues los alumnos tienen la oportunidad de elegir dos de los cuatro idiomas que se enseñan en el establecimiento: alemán, chino mandarín, francés e inglés. La enseñanza de estos idiomas está certificada y respaldada por las embajadas de estos cuatro países. En el caso de los estudios de alemán, además pertenecen a una red de colaboración de colegios de todo el mundo donde pueden acceder a pasantías.

Cada año el establecimiento no solo envía alumnos a estos cuatro países donde se habla cada uno de estos idiomas a estudiar y recibe estudiantes. En la actualidad están realizando pasantías estudiantes de Francia, Nueva Zelanda, Italia y Canadá.

“Mi pasantía en este liceo dura un año. Llegué en agosto y me voy en julio del 2018. Me gusta mucho este colegio porque hay muchas cosas nuevas. Acá los profesores son muy cercanos a los alumnos y en Italia la relación alumno-profesor es más distante” comenta Martina Cantune, estudiante de enseñanza media del Colegio Lingüístico de Italia.

Mentorías

El liceo cuenta con un sistema de mentorías, donde un profesor acoge a un docente nuevo en el establecimiento sin importar los años que haya ejercido en otros colegios, con el fin de acompañarlo y orientarlo en los desafíos de este sistema de enseñanza.

Actualmente hay 22 profesores mentores. “Ellos están a cargo de coordinar a los docentes de cada área. Por ejemplo, hay una mentora de Ciencias que trabaja con todos los profesores de esta área con el fin de acordar las actividades y la planificación, y esa mentora se coordina conmigo. Por otro lado, en cuanto a temas de organización o asuntos más generales del establecimiento, trabajo directamente con la jefa técnica, quien ha creado los programas de idiomas y los planes propios que tenemos como liceo” explica Elga Sandoval, directora académica.

Actualmente, el colegio se ha convertido en un referente educativo. “Inserto en una comuna de solo 2.100 habitantes, el Liceo San Nicolás le ha dicho a todo un país que en educación sí se puede marcar la diferencia e impulsar los talentos y habilidades de los estudiantes”, destacó Gino Cortez. Agregó que es “realmente sorprendente cómo niños de zonas rurales y comunas muy alejadas pueden llegar aprender dos idiomas, hacer pasantías en el extranjero, o ser traductores de las delegaciones que llegan, por ejemplo, a la intendencia regional en Chino Mandarín. Eso es movilidad social, es acortar las brechas en desigualdad y es un ejemplo que nosotros como Agencia de Calidad tenemos que aprender para luego poder informar y transmitir al resto de las comunidades escolares”.

Víctor Reyes, director del establecimiento, destaca que tiene las puertas abiertas a aquellas comunidades que deseen mejorar e innovar en su sistema educativo. “Yo invito a otros directores a sumarse a esta cruzada por la educación pública, que vengan, que compartamos y abramos los canales de comunicación. No necesitamos esperar que lleguen eruditos de otros países o expertos con ideas de otros contextos. Podemos aprovechar lo que tenemos y para eso, para trabajar en redes, nosotros estamos completamente disponible”.