Trigger

Estudiantes de Antofagasta logran el cuarto lugar en Olimpiada Mundial de Genios

Francisca Cortés y Esteban Acuña estudian en el Liceo Experimental Artístico de Antofagasta. Guiados por la profesora Iris Donoso, presentaron un filtro purificador de gases de escape y destacaron entre los 1.225 proyectos de investigación científica expuestos por jóvenes de 77 países en la Universidad de Oswego, Nueva York, Estados Unidos. El método científico ha sido clave en los aprendizajes de estos estudiantes.

El Liceo Experimental Artístico (LEA) tiene una larga tradición en la zona en la formación integral de estudiantes con talentos en diversas disciplinas artísticas, musicales y en ballet. Sin embargo, el invierno de este año marcó la diferencia en la historia del establecimiento educacional: dos de sus estudiantes, Francisca Cortés y Esteban Acuña, lograron el cuarto lugar en la Olimpiada de Genios que anualmente se realiza en Estados Unidos, certamen en el que compitieron 1.225 proyectos de investigación científica expuestos por escolares de 77 países que se dieron cita en la Universidad de Oswego, Nueva York.

“Este es un hito súper importante para nosotros porque es la primera vez que nuestros alumnos salen al extranjero por un tema científico, ya que nuestro proyecto principalmente es artístico. En el Liceo Experimental Artístico, con 44 años de historia, con sello e identidad artística, aparte de los programas de estudio del ministerio, ofrecemos experiencias artísticas a nuestros estudiantes que potencian la inteligencia múltiple a través de un proyecto de trabajo conjunto entre lo científico humanista y la parte artística, para formar alumnos más integrales”, destaca el director del liceo, Danilo Morales.

Movidos por su conciencia por el medio ambiente, es decir preocupados por la contaminación producida principalmente por el polvo en Antofagasta, los estudiantes inventaron un filtro purificador de gases de escape, que consiste en un dispositivo en base a agua que purifica de forma instantánea las partículas producidas por la quema de combustible, impidiendo así que se contamine la atmósfera.

Estos estudiantes crearon un prototipo usando lata, con forma cilíndrica, con cuatro codos y un peso de tres kilos que funciona como un hervidor. En su interior, ubicaron cinco discos de lata que apuntan hacia arriba y abajo, atrapando y reteniendo partículas dañinas al contacto con el agua. Al fondo, pusieron cuatro bandas laterales que permiten que el agua prácticamente no se mueva, funcionando en reacción estática. “Es instantáneo el proceso, convierte las partículas en vapor de agua y nos garantiza un alto porcentaje de limpieza del material contaminante”, relatan Francisca y Estaban sobre su prototipo que ya fue probado en cuatrimotos, autos y camiones.

Este proyecto ganó varios certámenes nacionales antes de llegar a Estados Unidos. La iniciativa viene siendo trabajada hace cuatro años: primero fue presentada en una Feria Explora, en la Universidad Católica del Norte; luego en la Región del Biobío; en Punta Arenas, y en 2017 en la Feria Científica de Valdivia, organizada por Club Ciencia, donde su proyecto resultó ganador.

Francisca Cortés llegó en 1° básico al liceo y expresa que “junto con mi compañero Esteban partimos en la academia científica en I medio, pero desde chicos nos interesamos por la ciencia. La profesora nos buscó y aceptamos. Hace poco en Filosofía nos pasaron la Revolución Científica. La historia de la humanidad se basa en el método científico y este genera revoluciones, abre mentes y cambia la ciudad. Entonces, es importante que aprendamos a desarrollarlo y a descubrirlo”.

Esteban Acuña manifiesta que “el apoyo fue fundamental para este logro. Partiendo por los permisos, apoyo económico, el tiempo brindado por nuestra profesora y otros profesores, hay todo un equipo detrás de esto: la Universidad de Antofagasta nos facilitó sus laboratorios, la planificación del proyecto que viene desde muchos años. Todo eso conlleva a un trabajo de equipo, nosotros solo somos la cara visible del proyecto”.

Sobre el impacto que ha tenido en sus vidas, estos jóvenes relataron que “es un orgullo tremendo para nosotros. Nos han llamado mucho de diarios, aunque no nos gusta dar entrevistas (ríen). Es todo muy nuevo, una experiencia que no vamos a olvidar nunca. Nos felicitan por Instagram y por otras redes sociales y comparten nuestro proyecto. Nos sentimos orgullosos, ven un trabajo allí, todo el esfuerzo vale la pena”.

Además de sus habilidades científicas, Francisca Cortés es destacada en su liceo por participar en la experiencia artística de ballet desde el primer ciclo, mientras que Esteban Acuña es el actual presidente del Centro de Alumnos.

Método científico

Francisca y Esteban (hoy en 4° medio) fueron alumnos de Iris Donoso desde 5° básico en la asignatura de Ciencias, al mismo tiempo asistían a la academia de ciencias del liceo. “Nosotros tenemos una metodología donde los sacamos a terreno y hacemos que observen, el profesor es solamente un guía. Quería que se dieran cuenta de la contaminación, recorriendo el sector del centro de Antofagasta. Allí fue donde en ellos surgió hacer un trabajo sobre este tema”, relata la docente.

Iris explica que “ellos lograron llevar adelante el proyecto, ver la problemática, la hipótesis, ver las soluciones y ver la experimentación”.

Tras la experiencia en Oswego, la profesora enfatiza que “los estudiantes fueron los protagonistas de su proyecto, exponiéndolo en las charlas científicas, participando en juegos y tuvieron una visita de todas las universidades de Estados Unidos”.