Trigger

Escuela Centenario de Iquique promueve los recreos entretenidos y la multiculturalidad

Sus buenos resultados en los Indicadores de desarrollo personal y social, principalmente en convivencia escolar y formación ciudadana, son el reflejo del trabajo conjunto de toda  la comunidad escolar y de la implementación de innovadoras iniciativas.

La Escuela República Centenario de Chile de Iquique recibe en sus aulas a más de un 80 % de estudiantes provenientes de otros países, lo que no ha sido impedimento para que desde la diversidad de culturas se forme una gran comunidad, que pone al centro a los estudiantes e implementa diversas actividades que fomentan el respeto y la solidaridad, entre otros valores fundamentales para una educación integral.

César Sepúlveda, exalumno del establecimiento y actual director, explica “hemos sido capaces de ir avanzando en los Indicadores de Desarrollo Personal y Social porque hay un trabajo mancomunado y constante de toda la comunidad. El éxito está en ser sistemático”.

Sepúlveda explica que la autoestima académica, el clima de convivencia, la formación ciudadana y los hábitos de vida saludable los trabajan constantemente, y para ello han instalado una cultura de estos indicadores a través de diversas iniciativas, como los quioscos saludables; las reuniones de apoderados, y el reforzamiento semanal de la autoestima con valores para la formación integral de los niños. El clima de convivencia se trabaja con niños mediadores que cuentan con una sala especialmente para su labor, donde destacan la importancia de la equidad de género, con letreros con mensajes de respeto en varios puntos de la escuela.

Recreos entretenidos

En 2014, luego de los dos terremotos que ocurrieron en Iquique, la dupla psicosocial de la escuela, conformada por Ofelia Jeria y Johanna Ojeda, decidió impulsar recreos entretenidos con el fin de que los estudiantes pudiesen compartir. Con el paso del tiempo, se fueron incorporando actividades que aportaban a la formación en el respeto, la solidaridad y responsabilidad.

“En un principio estábamos de observadoras en el recreo, y a partir de los terremotos nos dimos cuenta, a través de entrevistas a los niños y apoderados, que ellos estaban perdiendo sus espacios de esparcimiento en las calles por temor a que ocurriera nuevamente algo así. Muchos de nuestros alumnos viven en hacinamiento, por lo tanto los espacios públicos son su lugar de recreación. Entonces decidimos que ocuparan las canchas y espacios del colegio para que se sintieran como jugando en el barrio, recordando algunos juegos”, explican.

La idea, cuentan, era implementar juegos comunitarios y a la vez reforzar los valores y las normas para que compartieran y se divirtieran en los recreos; “así fuimos sumando distintos implementos para que ellos aprendieran a compartir, sin discriminación, que pudieran interactuar alumnos de distintos cursos en un mismo juego, remarcando la importancia del respeto”, destacan.

Los recreos entretenidos ya cumplieron tres años.

Multiculturalidad

Dado el alto porcentaje de estudiantes extranjeros de alta vulnerabilidad del establecimiento, la escuela ha adoptado diversas acciones para la integración. Por ejemplo, para la celebración de fiestas patrias se organizó un acto que contempló muestras de danzas no solo nacionales, sino también de los países de los cuales provienen los niños. También se instalaron stands con platos típicos y hubo una alta participación de los padres y apoderados. El evento trascendió, tanto así que fue destacado ampliamente en un reportaje por el diario La Estrella de Iquique.

“Como equipo quisimos lograr vivir la realidad de escuela en este momento: más de la mitad de nuestros niños son extranjeros y, por lo tanto, nos pareció muy importante que en una fecha especial seamos capaces de generar una integración efectiva de nuestros alumnos, padres y apoderados. Desarrollamos un acto cívico multicultural y una gran fonda Centenario, lo que significó que cada curso trabajara en los bailes de cada país. Los niños extranjeros bailando cueca, integrando también a los padres preparando comidas típicas, fue muy bonito”, resaltó el director.