Trigger

David Calle: “El aula debe ser un lugar de descubrimiento, experimentación, debate y trabajo en equipo”

En marzo pasado se entregó el Global Teacher Prize (GTP) 2017, galardón internacional que tiene como objetivo relevar la profesión docente y celebrar a los mejores maestros del mundo. La premiación, donde resultó triunfadora la profesora canadiense Maggie MacDonnell, se celebró en Dubai y entre los diez finalistas estuvo David Calle, español y el único “profesor online” entre los más destacados.

Ingeniero en telecomunicaciones de profesión, Calle llegó a la docencia tras quedar cesante y no pasó mucho tiempo para que quedara prendado a la pedagogía. Comenzó a impartir clases en una academia y luego a grabarlas en video para ayudar a los estudiantes que se quedaban atrás en Matemática, para quienes no podían pagar el curso y sobre todo, para aquellos convencidos de no tener el don para trabajar con números.

De esa pasión surgió Unicoos, iniciativa donde, junto a un grupo de profesionales, comparte conocimientos en Matemática, Química, Física y Tecnología a través de cátedras que luego se divulgan en su cuenta de YouTube, la que ya está cerca de lograr los 950.000 suscriptores.

“Haber estado entre los diez finalistas del Global Teacher Prize ha servido indudablemente para que se conozca el trabajo que realizamos en Unicoos y podamos contar con más recursos. También he aprovechado el boom mediático para intentar poner en valor la labor de los profesores y tratar de inspirarles para que trabajen duro. Con eso y el cariño de mis alumnos ante mi nominación, me siento plenamente satisfecho”, cuenta para la Agencia de Calidad.

– En Dubai tuviste la oportunidad de compartir con Mario Santibáñez y Eligio Salamanca, los dos profesores representantes de Chile en los GTP. ¿Qué conociste acerca de la educación chilena durante este encuentro?

Más que compartir nuestras experiencias, compartimos nuestra pasión y energía para no conformarse con lo establecido e intentar cambiar las cosas. Mario, también profesor de Ciencias, me mostró todos los recursos que preparaba para sus alumnos. A partir de ahí, lo verdaderamente importante es que al final, seamos del país de donde seamos, contemos con los recursos con los que contemos, muchos profesores tenemos las mismas inquietudes y la misma motivación.  Afortunadamente tenemos a profesores como Mario o Eligio repartidos por todo el mundo. Y eso es esperanzador. En su caso concreto además, conseguí ganar dos grandes amigos, me apoyaron y ayudaron muchísimo en el tramo final. ¡Imagínate la satisfacción!

– Antes de la premiación, comentaste en la prensa que te sentías abrumado con respecto a tu nominación y que llegar a los diez finalistas ya era “una locura”. ¿Pensaste que llegarías tan lejos?

Desde el primer momento me tomé con cierta distancia la nominación, sobre todo al principio, pues sinceramente no me considero ni siquiera el mejor profesor de mi pueblo. ¡Imagínate serlo de España o del mundo! Por supuesto tampoco contaba con estar entre los diez finalistas, pues entre los cincuenta nominados había ejemplos e historias maravillosas que creía que me superaban. Una vez elegido en el top diez, algunos de mis compañeros me hicieron ver que mi/nuestro trabajo ayuda a millones de alumnos en todo el mundo y comprendí que quizás no era tan descabellado. Honestamente me cuesta creer que pueda haber algún ranking que mida la pasión, energía y entrega que todos los profesores ponemos en nuestro trabajo.

– Fuiste el único finalista entre los diez más destacados que trabaja en plataformas digitales. ¿Qué importancia tienen las nuevas tecnologías en la educación de los niños? ¿La innovación tecnológica es el camino que deben seguir todas las escuelas del mundo para mejorar?

La innovación en sí misma es el camino a seguir, pero no necesariamente tecnológica. Innovar es acercar la educación a la realidad de nuestros alumnos, ayudarles a utilizar y aprovechar los medios tecnológicos con los que cuentan, dejar de premiar logros individuales (no conozco ningún hito innovador en la historia que se haya hecho en solitario) y enseñar a nuestros alumnos a solucionar verdaderos problemas, aquellos que se enfrentan a dilemas reales o que generan empleos. Innovar es enseñarles a asumir riesgos, aprender de sus errores, no rendirse al fracaso, despertar en ellos la pasión por aprender y ser mejores. A partir de ahí, en muchos casos no tiene sentido alguno que se siga enseñando Matemática o Ciencias del mismo modo en el que yo las aprendí, cuando no había Internet o no contaba con un computador en la palma de la mano.

– Chile y España son países que presentan una importante brecha de género, lo que se refleja en los resultados de Lenguaje y Matemática de algunas evaluaciones. ¿Por qué crees que se da este fenómeno? ¿Cómo se está trabajando en España para reducir esta brecha?

Se está trabajando duro, me consta y muchas instituciones públicas están luchando por cambiar esa dinámica, pero es un camino largo, difícil y poco agradecido. Sea como fuere no creo mucho en rankings que intentan medir la calidad de la educación. El éxito de un país no está en las notas que sus alumnos obtengan en Matemática en un par de exámenes anuales sino en su capacidad para trabajar duro en pos del bien común, trabajar en equipo, ser asertivos y respetar a los demás, tolerar el fracaso y no rendirse.

– ¿Qué encontraste en la docencia que te atrajo de esta manera?

La sensación de estar poniendo mi granito de arena en mejorar significativamente el mundo que me rodea. Sin duda, encuentro mayor satisfacción cuando consigo que uno de mis alumnos mejore o simplemente encuentre la inspiración por aprender que cuando diseñaba redes móviles.

– ¿Qué te comentan los profesores de aula sobre tu metodología?

Casi todos los comentarios que recibo son de ánimo, me dan las gracias por ayudarles en su tarea y me animan a seguir haciendo lo que hago. En cuanto a su repercusión en el modelo tradicional, recurrir al formato audiovisual solo tiene ventajas y puede sumar muchísimo al proceso de enseñanza y aprendizaje.

– Con tu experiencia, ¿cuáles dirías que son las principales dificultades en el proceso de aprendizaje de los estudiantes?

Fundamentalmente la falta de motivación o interés, el hecho de que se rindan ante el fracaso y no sean conscientes de la importancia de trabajar duro. Pero ¡cuidado!, no es solo culpa de ellos. El sistema debe adaptarse a la sociedad en la que viven y debe intentar que lo que ocurre en el aula conecte con su realidad.

– En una entrevista dijiste que lo mejor es “aprender teoría en casa y la práctica en el aula”. ¿Crees que ese es el futuro de la educación a nivel mundial? ¿Cuál crees que es el rol de los profesores en este siglo?

Sí, estoy convencido. El aula debe ser un lugar de descubrimiento, de experimentación, de debate, de trabajo en equipo. En la medida de lo posible, los profesores debemos dejar de ser la única fuente de conocimiento y convertirnos en un compañero de viaje, un guía, alguien que les acompañe y oriente mientras aprenden, incluso aprender con ellos.

Conoce más de Unicoos aquí: