Trigger

Colegio Nirvana promueve el reciclaje y la puesta en valor patrimonial de Alto Hospicio

Estudiantes motivados, apoyados por sus profesores y directivos crearon esculturas con metales de la industria minera de la zona y autos en desuso. El establecimiento ha avanzado en su desempeño, ya que ha puesto en el centro el aprendizaje de los estudiantes.

En el sector La Pampa de Alto Hospicio, se encuentra ubicado el colegio Nirvana. En este lugar, de muchas necesidades y alta vulnerabilidad, el proyecto educacional ha avanzado en los últimos tres años para formar estudiantes integrales, altamente creativos, comprometidos con el medioambiente e identificados 100 % con su territorio. Cuenta con una matrícula de 1.070 alumnos desde prebásica hasta 4° medio.

Actualmente trabajan en mejorar sus resultados educativos, movilizando aprendizajes, fortaleciendo su área técnico profesional y acercando a padres y apoderados a la comunidad escolar, por ejemplo con información a través de redes sociales. “Somos una escuela que acoge a sus estudiantes en un sector periférico de Alto Hospicio, para que ellos puedan formar su proyecto de vida”, destaca el director Richard Leal.

La misión de la escuela se enfatiza en las actividades deportivas, artísticas y culturales de los niños, con un sello de diversidad e inclusión; en un desarrollo más integral, en un ambiente de armonía. El equipo directivo apunta a potenciar las habilidades de los niños y niñas.

Una escuela que avanza en sus aprendizajes

En los últimos 3 años la Agencia de Calidad de la Educación visitó en tres oportunidades el colegio, pues su Categoría de Desempeño 2016 era Insuficiente. Sin embargo, el establecimiento se movilizó hacia una mejor categoría (desempeño Medio-Bajo) en 2017. Lo anterior implica mejores aprendizajes cognitivos y mayor avance en los Indicadores de Desarrollo Personal y Social. En el último Simce, en 4°, 8° y II medio, subieron sus puntajes respecto a la última aplicación.

Mabel Bustos, Directora de la Macrozona Norte de la Agencia de Calidad, comenta que “este avance es producto del esfuerzo de la comunidad educativa, donde se ha puesto en el centro el aprendizaje de los estudiantes. Esto se demuestra a través del apoyo permanente de la entidad sostenedora, de un equipo de gestión en constante revisión y análisis de sus procesos de gestión, y el trabajo articulado entre la unidad técnica pedagógica y sus profesores”.

Además de los avances académicos, el colegio Nirvana ha realizado una serie de acciones que les permite crecer en la formación integral de sus estudiantes. Dentro de esas actividades, destacan celebraciones como el Día del Libro, el Día de la Reconciliación, Semana de la Inclusión, la Feria de las Américas y la Semana Técnico Profesional.

La confección de esculturas con materiales reciclados de la minería y vehículos en desuso, a cargo de un grupo de 17 estudiantes de la carrera de Construcciones Metálicas, es otra iniciativa que ha generado alto impacto en la escuela y la comuna, ya que estas obras fueron encargadas por el departamento de Cultura, Turismo y Patrimonio de la municipalidad y serán ubicadas en distintos puntos de Alto Hospicio.

Estas iniciativas están insertas dentro de los programas de formación para la vida laboral de los jóvenes que impulsa el Colegio Nirvana, pero donde, además, se han incorporado estudiantes con necesidades educativas especiales, lo que ha logrado reforzar la importancia de la inclusión en el establecimiento.

En el último mes, los estudiantes de las carreras de Construcciones Metálicas y Mecánica Automotriz también trabajaron en la elaboración de una biblioteca móvil y un tren didáctico, con piezas de dos vehículos que recibieron como donación.

El profesor Luis Yáñez, a cargo del proyecto, comenta que “los estudiantes han evolucionado muy bien al construir estas esculturas. Han trabajado en equipo, se conocen como compañeros y se han especializado en la soldadura, trabajando con distintos metales. Hemos aprendido mucho”. destaca.

El alumno de 4° medio, Alan Delgado, relata que “la experiencia ha sido muy buena, porque me ha ayudado a mejorar como persona en cuanto a mis cualidades y profesionalmente. Puedo rescatar que nos hemos sentido muy orgullosos junto a mis compañeros porque la gente va a saber que nosotros hicimos estas esculturas y siempre recordarán nuestro duro esfuerzo”.

Granja educativa en medio del desierto

Otros de los espacios que ha potenciado el colegio Nirvana es una granja educativa, en la que se siembra ají, tomates y albahaca. Se llama “Espacio de Meditación”, ya que en él los estudiantes tienen momentos de descanso y contacto con la flora en medio del desierto.

En el lugar, también hay crías de pollos, conejos y cacatúas. Eso permite un acercamiento al cultivo, alimentación saludable y cuidado de animales, complementando así las clases de Ciencias Naturales.