Trigger

Colegio Darío Salas de Puerto Montt realiza participativo Plan de Formación Ciudadana

La creación de este plan ha considerado elementos de convivencia escolar desde la mirada y el interés de sus estudiantes, con el fin de que tenga coherencia e impacte significativamente a la comunidad educativa.

La promulgación de la ley que en 2017 creó el Plan de Formación Ciudadana en los establecimientos educacionales del país fue vista por el colegio Darío Salas de Puerto Montt como una oportunidad para generar un espacio donde sus estudiantes trataran temas importantes para ellos. Así lo manifiesta Odette Vega, docente y directora de este colegio municipal, quien comenta que esto surgió en 2016 cuando “como escuela participamos en un plan piloto de la Universidad de Chile para implementar el plan. Estuvimos vinculados un año a esa casa de estudios y luego iniciamos una capacitación en la misma materia en la Universidad Austral, la que nos sigue apoyando”.

La docente explica que una de las cosas que destaca de la capacitación y apoyo que han tenido en este trabajo de diseño es que “nos dimos cuenta que había muchas actividades que realizábamos como colegio y que podían estar insertas dentro del Plan de Formación Ciudadana; se nos capacitó para hacer este plan cuando salió la Ley y fueron estos profesionales quienes nos orientaron y nos dijeron que no diseñáramos nuevas acciones, sino que más bien ordenáramos lo que ya teníamos avanzado”.

Con el tiempo, la comunidad escolar creyó importante hacer el cruce con el Plan de Convivencia Escolar, el que contó con gran apoyo del centro de estudiantes del colegio. Así lo expresa la jefa UTP, Doris Manquenahuel, quien explica que “hemos generado un nexo permanente con los alumnos en la realización de nuestro trabajo para responder así a sus intereses en la realización de talleres y charlas. Nos dimos cuenta que había actividades que se vinculaban y que generaban una apropiación de los intereses por parte de los estudiantes de las actividades escolares”.

Estudiantes y su rol de ciudadanos

Para la directora del establecimiento, el objetivo de establecer una relación directa con los estudiantes en el diseño del Plan de Formación tiene que ver con que ellos “deben sentir que son parte de este crecimiento como ciudadanos. Hemos realizado nexos importantes con instituciones que nos brindan orientación tanto a los estudiantes, a los padres y a nosotros los profesores en temas tan diversos como la responsabilidad penal juvenil y la prevención del embarazo adolecente”.

Una de las campañas que más impacto ha tenido en la comunidad educativa fue la relacionada con el bullying, debido a que fue solicitada expresamente por el centro de estudiantes del establecimiento, quienes manifestaron a la dirección la necesidad de educar a la comunidad en la prevención del acoso escolar. “Nos dimos cuenta de que los estudiantes más grandes querían entregar apoyo a los más pequeños, y el que ellos quisieran levantar este tema nos hizo sentido. Alumnos de todos los niveles participaron en la creación de un afiche que tenía por objetivo hacer un llamado a evitar situaciones de acoso escolar y expresarlo a través de la pintura y el arte”, indica.

La jefa UTP del colegio Darío Salas señala que “nuestro establecimiento posee una amplia oferta de talleres para los más de novecientos alumnos que tenemos hoy matriculados, que considera desde música a literatura. Tenemos una alta asistencia porque son creados de acuerdo con sus propios intereses, lo que creemos, como equipo de gestión, que es prioritario para potenciar las distintas capacidades de los estudiantes y contribuir a que tengan mejores aprendizajes”.

Para Carlos Delgado, director de la Macrozona Sur de la Agencia de Calidad, el trabajo en formación ciudadana en las escuelas es esencial, ya que “si aceptamos que lo que se aprende en la escuela se reproduce en la sociedad y deseamos ciudadanos activos, responsables y solidarios, tenemos que hacer mayores esfuerzos por favorecer el desarrollo de prácticas más inclusivas, democráticas y participativas, pues estas permiten a los estudiantes y ciudadanos desarrollar habilidades y actitudes fundamentales para la vida en sociedad y para la convivencia democrática”.