Trigger

CEPAL y UNICEF publican estudio sobre la violencia en el espacio escolar

El 10 de mayo se realizó el Seminario sobre violencias y convivencia en el espacio escolar, en la sede Santiago de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Esta contó con la presencia de distintos equipos directivos, docentes, investigadores y expertos, incluyendo al Secretario Ejecutivo de la Agencia de Calidad, Carlos Henríquez, quien en el acto inaugural subrayó la importancia de este tipo de instancias para abrir diálogos y entregar orientaciones para las buenas prácticas.

En la jornada se presentó la publicación Las violencias en el espacio escolar, a cargo de CEPAL y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), donde se enfatiza la importancia de la buena convivencia escolar y en el cómo la violencia afecta a niños y niñas en su posibilidad de aprender.

“La evidencia de este estudio nos puede ayudar a entender las complejidades de cada establecimiento” recalcó Henríquez, junto con agregar que desde la Agencia, la tarea es “dar una señal de la mirada amplia de calidad a través de la evaluación” y trabajar por llevar a la realidad el anhelo de que todo niño y niña reciba una educación de calidad, que contemple aspectos como la convivencia y el esparcimiento en espacios sanos y equitativos para todos.

La investigación correalizada por Daniela Trucco, oficial de Asuntos Sociales de CEPAL, y Pamela Inostroza, consultora de la División de Desarrollo Social del mismo organismo, se basó en el análisis de los resultados 2013 del Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo (TERCE) y en diversos factores asociados, principalmente, a la convivencia escolar en 95 mil niños de sexto básico y 5.037 profesores de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, México, Paraguay, Panamá, Perú, República Dominicana y Uruguay.

“Este estudio es una combinación de dos aspectos: las políticas educativas y el fenómeno de la violencia como une eje importante del desarrollo, y surgió a partir de nuestro trabajo en temas de juventud, educación e inclusión educativa en la región”, afirmó Trucco y además aseguró que las conclusiones que se desprenden de este reporte permiten orientar a las escuelas a tomar decisiones con respecto al trabajo en convivencia escolar, el fortalecimiento de la formación de docentes y líderes y la inserción del discurso acerca del valor de las diferencias en la escuela.

Violencia escolar no es solo bullying

Durante el seminario, en el que también participaron expertos ligados a la educación nacional e internacional, Daniela Trucco enfatizó en que “la violencia vulnera la buena calidad de la educación” y contó que, para poder sacar conclusiones, el estudio se centró en el concepto de violencias -en plural- para no reducir la problemática solo al bullying o matonaje escolar.

“Hay una cultura generalizada en América Latina que entiende la violencia como una vía válida en la resolución de conflictos” mencionó, añadiendo que de allí la importancia y el rol que asumen los colegios para propiciar un buen ambiente que entregue protección a los niños.

Pese a la reflexión expuesta, la oficial de Asuntos Sociales de CEPAL puso acento en que la mayoría de las veces “le cargamos mucho la mano a la escuela o al sistema educativo con cambios que tienen que ver con la sociedad en general y por eso una de las recomendaciones de esta investigación es la integración con otras políticas y reflexiones sociales que hay que abordar para complementarse dentro de la escuela”.

¿Cómo miran Chile y Latinoamérica la violencia escolar?

Dificultad para concentrarse, mayor propensión al estrés y tendencia a desarrollar una respuesta violenta a los estímulos, son algunos de los efectos de la violencia en los niños que abordó Ingrid Sánchez, especialista regional en educación de UNIFEC para Latinoamérica y el Caribe (LACRO) quien concordó con los demás expertos del panel al afirmar que “es de responsabilidad del sistema escolar y otros entes del Estado reducir los niveles de adversidad y eliminar la violencia escolar”.

Durante su intervención, Sánchez puso énfasis en la violencia de género, donde se desprenden datos como el que una de cuatro niñas sobre todo en escuelas rurales de países centroamericanos- no se siente segura usando el baño de su escuela debido a las amenazas y violencia sexual que puede recibir. Datos como este, dijo, contribuyen a concluir que los “impactos de la violencia disminuyen la capacidad de niñas, niños y adolescentes para aprender nuevos contenidos fácilmente y para usar las habilidades cognitivas que han desarrollado”.

Por su parte, la jefa de la División de Estudios de la Agencia (DIEST), Carolina Flores, expuso acerca de cómo en Chile se mide el clima de convivencia escolar a través de los Indicadores de Desarrollo Personal y Social, complementarios a la prueba Simce y al logro de los Estándares de Aprendizaje, y que según la experiencia, se relaciona con los aprendizajes.

Flores puso como ejemplo algunos resultados obtenidos en la reciente entrega de Resultados Educativos 2016, donde en II medio se apreció que un 54% de los estudiantes declara que las normas de convivencia no son conocidas por todos los estudiantes; que un 58% dice que en su establecimiento las personas no se tratan con respeto y que un 52% declara que no se conversa en clases sobre los efectos del maltrato o intimidación entre compañeros.

Respecto de lo anterior, la jefa de DIEST comentó que la misión de la Agencia es “evaluar y ampliar la mirada de calidad”, y que en este objetivo no solo cabe la evaluación, sino que también “la orientación con sentido hacia los establecimientos” y el trabajo con cada uno de los establecimientos desde su realidad particular.