Trigger

Agencia entrega orientaciones para que escuelas usen resultados educativos para mejorar la gestión pedagógica

Con el fin de que los resultados educativos 2017 que serán entregados próximamente sean útiles para todos los establecimientos, la Agencia de Calidad propone orientaciones que permitan a equipos directivos, profesores y a la comunidad escolar en general reflexionar sobre sus resultados y los utilicen para mejorar la gestión pedagógica.

En los últimos años, la Agencia de Calidad de la Educación ha trabajado fuertemente en ampliar la mirada de calidad. Una muestra de ello es que ha incorporado a los resultados de aprendizajes Simce los Indicadores de Desarrollo Personal y Social. Sin embargo, la información por sí sola no genera mejora, por lo que se han desarrollado además diversas herramientas que aportan al análisis de resultados para que estos sean un insumo de mejora de los aprendizajes en todos los colegios del país.

Al informe de resultados que la Agencia entregará a los directores y directoras de cada establecimiento se suma una serie de orientaciones para analizar y utilizar los resultados educativos. Con esto se espera que los profesores, en conjunto con los directivos y la comunidad educativa, las utilicen como un complemento a las orientaciones del Taller Uso de los Resultados Educativos para la Mejora de los Aprendizajes y de la Guía Metodológica para el Uso de Datos.

“Lo que buscamos es que la entrega de resultados sea un insumo relevante para la toma de decisiones, tanto de la gestión institucional como pedagógica”, explicó el Secretario Ejecutivo de la Agencia de Calidad de la Educación, Carlos Henríquez.

Agregó que “en los últimos años entregamos cada vez más y mejor información, no solo un puntaje. Ahora contamos con resultados por Estándares de Aprendizaje, reporte por eje y por género. También disponemos un informe para educación media sobre cuáles son los errores frecuentes en Simce Matemática II medio. Es decir, queremos salir del puntaje para tener una conversación seria sobre en qué debemos focalizar nuestros esfuerzos”.

La Agencia propone una serie de orientaciones para el uso de los resultados educativos:

1. Autoevaluación y diagnóstico

De manera permanente la escuela se autoevalúa y toma decisiones basadas en evidencias. Cuenta con diversas fuentes de información tanto internas como externas. Para profundizar en este y otros tipos de análisis, recomendamos utilizar la Guía Metodológica para el Uso de Datos, donde encontrará algunos ejemplos concretos que guiarán el trabajo con su comunidad educativa.

2. Planificación anual

A partir del diagnóstico, es necesario que cada establecimiento identifique los desafíos con respecto a los aprendizajes de los estudiantes. En ese sentido, es importante plantear metas alineadas con aquellas que se levantaron a partir del proceso de autoevaluación institucional en el Plan de Mejoramiento Educativo (PME).

Además se deben elaborar estrategias y metodologías que propicien el desarrollo integrado en el ámbito personal, social y académico de los estudiantes. Por ejemplo, se pueden planificar e implementar sistemas de codocencia, acompañamiento entre pares y observación de clases entre docentes para transmitir prácticas exitosas, entre otras.

En esta planificación también es importante considerar en todas las asignaturas el desarrollo integral de los estudiantes, elaborando propuestas de mejora transversales a las diferentes áreas.

Finalmente, es necesario incorporar actividades enfocadas en el uso de resultados para la mejora de los aprendizajes, por ejemplo, la retroalimentación a los estudiantes y el ajuste de estrategias de enseñanza.

3. Implementación, monitoreo y seguimiento de las acciones propuestas

Una vez realizados el diagnóstico y la planificación es importante monitorear la implementación y la adaptación de los procesos de mejora a la rutina de la sala de clases e incentivar las acciones propuestas.

Algunas actividades que pueden aportar a la mejora al interior de las salas de clases son:

– Propiciar la observación de clases entre profesores como una instancia de reflexión, aprendizaje e intercambio de buenas prácticas pedagógicas.

– Fomentar la retroalimentación entre docentes y con el equipo directivo.

– Considerar los tiempos de adaptación a nuevas prácticas pedagógicas y elaborar registros del proceso de implementación de las acciones y de la respuesta de los estudiantes a las nuevas prácticas. Esto permitirá al equipo reflexionar y evaluar los logros y debilidades del proceso de implementación, permitiendo realizar ajustes a corto plazo.

– Incorporar en la rutina de los estudiantes la evaluación clase a clase y la retroalimentación.

– Reflexionar y usar los resultados de las evaluaciones para la adaptación de las estrategias en pos del logro y/o mejora educativa de todos los estudiantes.

4. Evaluación del cumplimiento de metas

Para evaluar el cumplimiento de las metas propuestas es importante alinear las estrategias evaluativas, definir los objetivos de la evaluación y de los instrumentos y explicitar a los estudiantes qué se evaluará y bajo qué criterios.

Una vez realizada la evaluación a los estudiantes es importante reflexionar acerca de los errores más frecuentes observados y luego adecuar las metodologías y las planificaciones de acuerdo con los resultados de las evaluaciones. Para esto es fundamental retroalimentar a los estudiantes y utilizar la información que ellos entregan como insumo para las propuestas de mejora en el aula.