Trigger

Evaluación Formativa

En el esfuerzo por orientar y apoyar a las escuelas en el desarrollo de sus capacidades de evaluación y la entrega de herramientas que los ayuden a realizar evaluaciones de una manera más eficiente, durante el año 2016 la Agencia implementó el período de marcha blanca del programa de Evaluación Formativa.

Este programa es un componente del nuevo sistema de evaluación dirigido a profesores y equipos directivos que estén interesados en instalar prácticas de evaluación formativa en la sala de clases, que les permitan monitorear los aprendizajes en el día a día y tomar decisiones pedagógicas de manera oportuna para lograr los objetivos propuestos.

La evaluación formativa se basa en un proceso de evaluación continuo que ocurre durante la enseñanza y el aprendizaje, basado en la búsqueda e interpretación de evidencia acerca del logro de los estudiantes respecto a una meta. Esto permite que el docente pueda identificar dónde se encuentran los aprendices, conocer qué dificultades enfrentan en su proceso de aprendizaje y determinar qué es lo que sigue y hacia dónde deben dirigirse para cerrar la brecha entre el conocimiento actual y las metas esperadas y cuál es el mejor modo de llegar hasta ahí.

Se identifican tres preguntas claves para orientar la toma de decisiones en los momentos de esta evaluación:

¿Hacia dónde vamos?

Es la instancia en que el profesor y los estudiantes definen y comparten una meta de aprendizaje ya sea de conocimientos y/o habilidades, actitudes o valores, que los estudiantes deben desarrollar, estableciendo qué van aprender al final de la clase. Además, clarifican los criterios de logro, definiendo la evidencia que el profesor y los estudiantes usarán para determinar cómo están progresando hasta alcanzar la meta y qué elementos deben considerar para llegar a ésta.

¿Dónde estamos?

Es la instancia en que se recolecta información sobre el aprendizaje para establecer en qué nivel (respecto de la meta compartida) se encuentran los alumnos en su proceso de aprendizaje. Luego, se debe interpretar la evidencia para identificar la brecha de aprendizaje entre la meta y lo que los estudiantes saben y son capaces de hacer respecto a esta.

¿Cómo seguimos avanzando?

Se definen qué acciones son necesarias realizar para que los estudiantes logren la meta. Para esto, el docente retroalimenta a los estudiantes para que puedan avanzar en el aprendizaje y realiza un análisis y reflexión de las evidencias para adaptar la enseñanza y responder a las necesidades de aprendizaje de los estudiantes, proporcionando los apoyos necesarios para lograr el nuevo aprendizaje.

Para facilitar la implementación del enfoque de Evaluación Formativa que propone este programa, se pone a disposición de las escuelas el sitio web www.evaluacionformativa.cl. En este sitio se explica en qué consiste el programa y cuenta con un Centro de Recursos en el que están disponibles una variedad de herramientas para ayudar a las escuelas y equipos directivos a incluir la evaluación formativa en sus prácticas pedagógicas y a los docentes a recolectar información clave sobre el aprendizaje de sus estudiantes.