Trigger

Más profesores, más calidad

Pasamos a una nueva etapa en la educación. El camino no puede ser mejor cuando vemos que se rompe un paradigma y se desmantela una convención: los jóvenes de hoy sí quieren ser profesores. En las últimas semanas hemos conocido noticias sumamente alentadoras con el aumento en el número de estudiantes que con más de 600 puntos en la PSU (y además los mejores de su promoción en el colegio)  eligieron la carrera de Pedagogía como una de sus primeras opciones.

Es difícil señalar con certeza los factores que explican el incremento de las inscripciones en Pedagogía (faltan estudios al respecto), pero nadie podría negar el positivo efecto que aquí ha tenido el Sistema de Desarrollo Profesional Docente en el marco de la reforma en marcha, iniciativa discutida durante el 2015 y que después de un complejo proceso fue aprobada en enero del 2016. Por tanto, esta ha sido una política estratégicamente efectiva que ha dignificado esta noble actividad, la que no solo paga una deuda país para una valoración social, sino que también retribuye a través de mejores remuneraciones a partir de este año.

Sobre el ingreso a Pedagogía, la Carrera Docente estableció como requisito mínimo de admisión obtener 500 puntos PSU o estar en el 30% superior del ranking de notas. Estos (que irán aumentando gradualmente hasta llegar a los 550 puntos o 10% en ranking) significan un considerable salto en relación a la historia de ingreso a la carrera, entendiendo que hasta el año pasado muchas instituciones ni siquiera contaban con un puntaje mínimo de ingreso.

Según lo anterior hubo voces que alertaron una eventual baja en la matrícula de esta carrera para este 2017, en la medida que el alza en el puntaje de corte dejaría fuera al “estudiante promedio”. Pero nada de eso ocurrió, sino que muy por el contrario, el número de estudiantes con buenos puntajes que eligió la docencia incrementó, así como los postulantes a la Beca Vocación de Profesor.  Por lo tanto, y valga la insistencia, ¿por qué es importante esta noticia?, pues habla de un interés creciente por esta profesión, la que logra atraer a más estudiantes destacados (promoción y puntaje PSU) y motivados por el trabajo en el aula.

La experiencia nacional e internacional señala que aquellos profesores que en su tiempo fueron estudiantes sobresalientes tienen un mejor desempeño ejerciendo la docencia. Por eso en los países con los mejores sistemas educativos del mundo los estudiantes de pedagogía son los egresados más destacados de la educación secundaria, y por lo mismo es tan importante que avancemos en esa dirección.

Nosotros, día a día, observamos el rol fundamental que tienen los profesores en el desarrollo integral de los estudiantes, y notamos con claridad las enormes diferencias que pueden marcar aquellos docentes que cuentan con conocimientos, capacidades y motivaciones por la mejora de aprendizajes de los estudiantes, ya que la entrega de oportunidades para todos sí es posible.

En un ambiente tomado por el pesimismo y la desconfianza, vale la pena darnos un tiempo para celebrar noticias como esta, y que tienen un impacto relevante en la calidad  sistemática de nuestra educación. Una prueba, sin duda, que hemos avanzado con pilares, cimientos concretos para que nuestros estudiantes desplieguen sus talentos y anhelos. Bien por nuestro país. Bien por nuestros niños y la consigna: se puede.

Carlos Henríquez Calderón
Secretario Ejecutivo
Agencia de Calidad de la Educación

Columna original en La Tercera. Ver aquí.