Trigger

Construyendo confianza en la mejora

Sin necesariamente recurrir a ejemplos de contextos aventajados o extranjeros,  es posible encontrar comunidades escolares muy cerca de nosotros, en distintos lugares de nuestro territorio nacional que han realizado esfuerzos sistemáticos por mejorar su trabajo diario en pos del desarrollo y aprendizaje de sus estudiantes, muchos de ellos provenientes de ambientes vulnerables. En ese sentido, es valorable el esfuerzo de estas comunidades por establecer una educación de calidad con equidad.

Desde la Agencia de Calidad hemos tenido la oportunidad de conocer  el admirable trabajo de directores que obtienen lo mejor de su equipo, sin mediar imposición sino con el trabajo en conjunto; docentes con vocación, altas expectativas y profesionalismo; estudiantes protagonistas –no meros receptores del aprendizaje– y apoderados involucrados. En definitiva, comunidades educativas que trabajan con optimismo para desarrollar todos los talentos, habilidades y capacidades de nuestros niños, niñas y jóvenes.

Tenemos conciencia de que no existen recetas para mejorar ni caminos únicos que recorrer. Pero sí estamos seguros de que para avanzar hay que cambiar lo que hacemos en el día a día: cada comunidad educativa es singular y debe encontrar su propia forma de enfrentar los desafíos pedagógicos que la interpelan; ser capaz de priorizar y trabajar con intención pedagógica para el desarrollo integral de todos los estudiantes.

Al respecto, publicaciones sobre mejora escolar como ¿Quién dijo que no se puede? (Fondo de las Naciones Unidas para la infancia, UNICEF), Nadie dijo que era fácil  (Centro de Investigación Avanzada en Educación, CIAE) o la serie Se Puede (Agencia de Calidad), entre otras, son un buen registro para sumar a la tarea aspectos como construir confianza y procurar altas expectativas para mejorar nuestra educación, reemplazando el aislamiento y la competencia por la colaboración y el trabajo en conjunto entre las distintas comunidades escolares, para construir ese país que anhelamos.

Es de esperar que las distintas experiencias de mejora escolar que existen en nuestro país, desafíen y motiven la reflexión pedagógica e inspiren acciones en otros establecimientos, para que todos los estudiantes logren lo más importante, más allá de su origen y contexto socioeconómico: cumplir sus proyectos de vida.

Carlos Henríquez C
Secretario Ejecutivo
Agencia de Calidad de la Educación

Columna original en El Mostrador. Ver aquí.